Acento en las personas y los territorios

Por Francisco Reyes Castro, Seremi de Gobierno Región de Los Lagos

El avance en el Senado y la discusión parlamentaria del proyecto de ley que consagra, por primera vez en la historia de Chile, la elección democrática y directa de los intendentes, y la propuesta de Presupuesto 2017 anunciada recientemente por la Presidenta Michelle Bachelet, son dos temas-país que exigen un debate político y social de altura y poniendo el foco en las personas y los territorios con sus particularidades.

Por un lado, la reforma constitucional es uno de los aspectos más relevantes de la agenda de descentralización del Gobierno comprometida por la Mandataria, y uno de los adelantos más significativo de los territorios. Sabemos que hay opiniones diversas, pero esperamos, en el marco de la tramitación legislativa, lograr la votación requerida para continuar con la senda de la descentralización. Creemos que va a primar el clamor de las regiones y ese 80 por ciento de los chilenos que en el estudio “Auditoría para la Democracia” del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo indica ser partidario de la elección directa de nuestros representantes.

Se trata de un paso adelante en la Agenda de Descentralización del Gobierno, con políticas públicas que tengan un sello propio en cada territorio y con atribuciones, facultades y competencias claras que se irán incrementando de manera gradual y continua.

Porque es falso sostener que el gobernador regional -que reemplazará la figura del intendente designado- parte sin facultades. Al primer año de implementada la ley se agregan 49 facultades a las 23 existentes para el jefe del Gobierno Regional, y al 2022 tendrá más de un centenar. La información correcta debe generar un debate informado, con altura y acorde a lo que está exigiendo la ciudadanía.

Ocurre lo mismo con el Presupuesto 2017 que inicia su discusión. La propuesta se hace cargo del rol que tiene el Estado de generar condiciones para que haya más crecimiento, más creación de empleo y una adecuada protección a los que puedan ver afectadas sus fuentes de ingreso. Por ello, las prioridades están en el gasto en educación, salud y seguridad ciudadana, protección social e inversión pública. El gasto social representa un 68,8 por ciento del presupuesto total, lo pone el foco en las necesidades de la gente, sin que se reduzcan los logros y los beneficios sociales conquistados.

Porque fue un logro país reducir sustantivamente la pobreza, de acuerdo a la Encuesta Casen 2015, lo que demuestra que nuestras políticas públicas van por buen camino. vv En un escenario de menores recursos por un crecimiento económico lento y la caída del precio del cobre, el presupuesto 2017 asegura la continuidad de todo lo avanzando por el Gobierno y también que sigamos cumpliendo nuestros compromisos.

Fuente: seremigob10@gmail.com
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario