Sólo 10% de las llamadas al 131 corresponden a casos de emergencias reales

Un llamado a la responsabilidad y concientización sobre el correcto uso del número de urgencia del SAMU, fue uno de los mensajes que marcó la jornada de la Feria de Protección Civil y Emergencias que se realizó en Osorno hace pocos días a cargo de la Oficina Regional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad Pública bajo el contexto del Mes de la Reducción del Riesgo de Desastres.

A la actividad asistieron diversas instituciones locales y regionales, partícipes del Sistema de Protección Civil y Emergencias, tales como, ONEMI Los Lagos, Gobernación Provincial, SAMU, Socorro Andino, CONAF, Bomberos y Carabineros, entre otros.

En la ocasión, el médico jefe del SAMU Región de Los Lagos, Alan Bazán, fue claro en resaltar la importancia de cuidar el número de urgencia del SAMU 131, y es que de las 1.200 llamadas diarias que recibe el Centro Regulador del SAMU Región de Los Lagos, sólo un 10% corresponde a una verdadera emergencia.
Bazán enfatizó que las llamadas falsas o pitanzas son realizadas principalmente por niños, por eso hizo un llamado a los padres a educar a sus hijos sobre el uso responsable de los números de emergencia, porque esta situación no sólo afecta al SAMU sino que también a todos los números de emergencia.
El médico jefe del SAMU Región de Los Lagos explicó que ante un evento complejo, ya sea un accidente de tránsito o un paro cardiorrespiratorio, el primer procedimiento es llamar al 131, luego la central tomará la llamada y el usuario deberá responder un par de preguntas cruciales para que los profesionales y médicos determinen el tipo de respuesta más adecuada a entregar al paciente.
El SAMU dispone de un completo equipo de profesionales médicos, desde los conductores, capacitados en apoyar las tareas clínicas, técnico paramédicos especializados en la reanimación cardiopulmonar y el manejo de pacientes politraumatizados, además de profesionales reanimadores y expertos en manejo de pacientes críticos, como enfermeros y kinesiólogos, además de los operadores telefónicos que son administrativos y técnicos paramédicos que apoyan en el call center.


Fuente: Pedro Quezada.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario