¿Inteligencia? o… ¿inteligencias?

Dr. Franco Lotito C. – Académico e Investigador (UACh) - www.aurigaservicios.cl

Descargar

“A un ser humano no se le puede enseñar nada, sólo se le puede ayudar a que lo descubra por sí mismo” (Galileo Galilei).

A través de esta frase expresada por el astrónomo, ingeniero, matemático y físico italiano del siglo XVI, quiero invitarlos a descubrir las maravillas y sorpresas que nos depara el cerebro cuando tocamos el tema de la inteligencia humana. Sin embargo, la primera pregunta que debería surgir en nuestra mente, es… ¿de cuál de todas las inteligencias estamos hablando? A ello se debe el título de este artículo, por cuanto, hoy sabemos –gracias a los estudios de diversos investigadores– que existe más de un tipo de inteligencia.

De aquí surge también un nuevo concepto aún más complejo: la Inteligencia Emocional (I.E.).

Para decidir si una persona tiene –o no tiene– I.E., dicha persona debe responder afirmativamente a cinco condiciones:

1. ¿Se conoce a sí mismo? Esto implica saber cuáles son –objetivamente– sus fortalezas y debilidades, hasta dónde llegan sus capacidades, habilidades y conocimiento.

2. ¿Tiene capacidad de autocontrol? Es decir, ¿la persona es capaz de mantener un buen control sobre sus impulsos en condiciones de estrés y de exigencia, o, por el contrario, se embarca en una espiral de ira, rabia y descontrol?

3. ¿Posee automotivación? La persona debe ser capaz de realizar esfuerzos por su propia voluntad y mantener dichos esfuerzos por períodos prolongados, sin desfallecer, rendirse o perder la motivación por alcanzar logros de nivel superior.

4. ¿Es capaz de ser empático? La empatía es aquella capacidad que nos permite comprender a otra persona, escucharla de manera activa, generar un ambiente de confianza y ayudarla a encontrar una solución al problema que la condujo hacia nosotros.

5. ¿Muestra capacidad de relacionarse de manera apropiada con los demás? Es la habilidad para interactuar con las personas que nos rodean y saber trabajar en equipo de manera armoniosa y colaborativa con ellas.

Ahora bien, para desarrollar la Inteligencia Emocional, las personas deben tener dos tipos de inteligencia: (a) la Inteligencia Intrapersonal y (b) la Inteligencia Interpersonal. De estos dos tipos de inteligencia hablaremos más adelante.

Comencemos a explorar la variedad de inteligencias que pueden estar presentes (o ausentes) en los seres humanos, y ver cuál de ellas lo caracteriza a usted:

1. Inteligencia Lingüística o Verbal: corresponde a la sensibilidad a los sonidos, los significados y las funciones de las palabras. Las personas que poseen este tipo de inteligencia piensan en palabras. Les gusta mucho leer, escribir, contar cuentos, resolver puzles, etc. Destacan en lectura, escritura, narración de historias, memorización de fechas y eventos. Aprenden mejor leyendo y viendo palabras, hablando, escribiendo, discutiendo y debatiendo.

2. Inteligencia Lógico-matemática: es la capacidad para descifrar esquemas numéricos o lógicos. A estas personas les agradan los números y piensan usando la reflexión y la lógica. Les gusta hacer cálculos, cuestionar y analizar. Se destacan en matemáticas, cálculos, razonamiento lógico y resolución de problemas. Aprenden mejor usando pautas y esquemas, relacionando cosas y clasificando objetos.

3. Inteligencia Espacial: los individuos con esta capacidad perciben con precisión el mundo visual y espacial. Tienden a pensar en imágenes y dibujos. Les gusta mucho dibujar, diseñar, construir, crear, mirar dibujos, colorear. Estas personas se destacan haciendo gráficos, mapas, diseños arquitectónicos e imaginando cosas en su mente. Aprenden mejor trabajando con dibujos y colores.

4. Inteligencia Corporal o Cinestésica: quienes la poseen demuestran habilidad para controlar los movimientos del cuerpo y manejar objetos con destreza. Piensan a través de sensaciones corporales. Les gusta correr, bailar, usar el lenguaje corporal, tener dominio y control sobre su cuerpo. Estas personas se destacan en actividades gimnásticas, atletismo, danza, arte dramático, uso de herramientas. Aprenden mejor moviéndose y ejercitando el dominio de su corporalidad.

5. Inteligencia Musical: corresponde a la habilidad para apreciar ritmo, tono y timbre de las formas musicales. Estas personas piensan a través de ritmos, música y melodías. Les gusta cantar, tararear, tocar instrumentos, escuchar música. Destacan en el reconocimiento de sonidos, recordar melodías, ritmos y cantos. Aprenden mejor escuchando o interpretando música y melodías, usando el ritmo.

6. Inteligencia Naturalista: esta habilidad está relacionada con la sensibilidad hacia la naturaleza y una gran facilidad para interactuar con animales de distintas especies. Estas personas muestran una gran habilidad para entender las repercusiones que sufre el medio ambiente debido a las malas prácticas de los seres humanos. Destacan en todo lo relativo a identificar plantas, animales, insectos y la naturaleza en general, etc. Son sujetos muy observadores, amantes de la exploración y experimentación con su entorno natural.

7. Inteligencia Interpersonal: apunta al reconocimiento de las emociones ajenas. Estas personas piensan y aprenden preguntando. Les gusta mucho tener amigos, hablar con la gente, juntarse e interactuar con las personas. Se destacan entendiendo a la gente, liderando, organizando actividades, comunicándose con otros, resolviendo conflictos. Aprenden mejor compartiendo, entrevistando personas, comparando, relacionando, colaborando con otros.

8. Inteligencia Intrapersonal: implica el (auto)reconocimiento de las propias emociones. Estos sujetos reflexionan y piensan muy íntimamente acerca de sí mismos. Les gusta trabajar más bien aislados, seguir sus propios intereses, reflexionar sobre las cosas. Destacan entendiéndose a sí mismos, reconociendo sus puntos débiles y fuertes, estableciendo objetivos que desean alcanzar. Aprenden mejor trabajando solos, haciendo proyectos a su propio ritmo, teniendo espacio personal, reflexionando acerca de sus emociones y sentimientos. (La Inteligencia intra y la Interpersonal dan origen a la llamada Inteligencia Emocional).

9. Inteligencia Existencial o Trascendente: se define como aquella capacidad para verse o situarse a sí mismo frente al cosmos y frente a la vida, buscando reflexionar acerca de ciertos rasgos existenciales de la condición humana, tales como el significado último de la vida y la muerte, cuál es el destino final del mundo físico y psicológico, qué sucede con experiencias profundas, como por ejemplo, el sentimiento de amor por otra persona, o su opuesto, el odio hacia el otro, o el hecho de quedarse absorto ante la visión de una obra de arte.

Como muy bien nos hemos dado cuenta, el horizonte en relación con la inteligencia se ha abierto ante nosotros de una manera extraordinaria, por cuanto, vemos que existen diversas formas de ser inteligentes. Hoy en día, ya no resulta realista –ni factible– pensar sólo en una o dos dimensiones de la inteligencia. Es por lo mismo, que cuando hablemos de Inteligencias Múltiples, tendremos que ser más inclusivos y ver a la inteligencia como aquella capacidad para resolver conflictos y problemas varios, ser capaces de entender a mi contraparte (sea ésta, mi pareja, mi hijo, mi subordinado, mi colega, etc.), de trabajar y colaborar con los otros, de crear valor y obtener resultados que sean más valiosos para una o más culturas.

Lo anterior implica que la inteligencia asociada tradicionalmente al Coeficiente Intelectual (o C.I. propio del hemisferio izquierdo) deberá ahora asociarse con la Inteligencia Emocional (o I.E. propia del hemisferio derecho), es decir, aquél lugar donde residen la creatividad, las emociones, la capacidad de relacionar elementos extraños, el descubrimiento de nuevas ideas y nuevos significados, entre otras cosas. Sólo entonces habremos logrado el verdadero salto cuántico que nos distinguirá como verdaderos representantes de la raza humana.



flotitoc@gmail.com
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

Vicky Areliz Mautz Zeh dijo...

El mundo está constituido por personas con distintos talentos e inteligencias, lo que es muy positivo porque de esta manera se aseguran los equilibrios que son tan necesarios para la sobrevivencia de la especie. ¿Qué quiero decir con esto? La respuesta es muy simple. El mundo necesita personas que aporten desde las distintas áreas del conocimiento. Esto se puede lograr si existen personas con diferentes talentos y preferencias por adquirir conocimientos y concentrar su energía e inteligencia en aprender un área de estudio específico.
Es por este motivo, que este artículo hace su aporte con su temática: “¿Inteligencia? O… ¿Inteligencias?”. Personalmente, me ayudó a entender que las personas de forma innata tienen –potencialmente- diversos tipos de inteligencias en diferentes áreas de interés, por lo tanto, de aquí nacen las personas que optan por desarrollar sus futuras profesiones, según las temáticas que le son más fáciles de aprender, de aportar a la sociedad y de ser felices. También existen personas con más de uno de estos tipos de inteligencia.
Sólo me resta decir que la naturaleza es muy sabia, en dotar a la población que la integra.

Publicar un comentario