Condenado a 8 años de presidio por el delito frustrado de robo con fuerza

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Osorno condenó –el sábado 18 de febrero recién pasado– a Jaime Osvaldo Díaz Bahamonde a la pena efectiva de 8 años de presidio, como autor del delito frustrado robo con fuerza en lugar habitado, ilícito perpetrado en agosto de 2016, en la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 121-2016), el tribunal –integrado por los magistrados Claudio Vicuña (presidente), Edmundo Moller y Héctor Hinojosa (redactor)– aplicó, además, a Díaz Bahamonde las penas accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; más el pago de las costas.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e incorporación en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por establecido, más allá de toda duda razonable, que aproximadamente a las 2.15 horas de la madrugada del 20 de agosto 2016, Jaime Osvaldo Díaz Bahamonde “ingresó a un domicilio ubicado en la calle La Mayor Sur de la ciudad de Osorno, para lo cual procedió a saltar una reja de protección perimetral de 1.70 metros de altura, y estando una vez en el interior del lugar procede a tomar desde dependencias contiguas a la casa habitación, con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueño, al menos una bicicleta y un cilindro de gas de 15 kilos, siendo sorprendido por uno de los moradores de la vivienda, cuando el acusado mantenía dispuestas estas especies para huir con ellas del lugar, quien lo retuvo, luego de un forcejeo, hasta que llegó Carabineros al lugar, impidiendo con ello la consumación del ilícito”.



Fuente: Maria Teresa Rivera Soto - mtrivera@pjud.cl
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

Carlos Roberto Ramirez Wevar dijo...

Eso sistema judicial es quien tiene a Chile al borde del colapso moral e institucional. La justicia en Chile no es ciega. Da vergüenza ajena la desproporcionalidad de estas penas con otros que roban a manos llenas y terminan con firma mensual.

Publicar un comentario