Los 10 mitos que traban el renacimiento del Provi

1. “NO ES OBLIGATORIO SER SOCIEDAD ANÓNIMA”
Esta premisa es falsa. El Cuaderno de Cargos para Ingreso a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, en Normas Generales, Punto 3, se establece que la única calidad jurídica admisible es Sociedad Anónima.

En el mismo documento, en el Artículo N° 9 de “Aspecto Institucional” se expresa textualmente: “Debe ser Sociedad Anónima Deportiva. Se debe depositar en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional un ejemplar de los Estatutos de la SADP y de las modificaciones que se introduzcan a los mismos, todo compatible con los de la Asociación”.

2. “OSORNO PUDO ELEGIR SER FONDO DEL DEPORTE EN VEZ DE SOCIEDAD ANÓNIMA DEPORTIVA”
Al comienzo de su entrada en vigencia, hubo una norma transitoria –que ya no existe y, por lo tanto, no puede volverse a utilizar- que permitía a los clubes inscribirse en el registro de organizaciones deportivas profesionales como Sociedad Anónima Deportiva Profesional o Corporación que cree un Fondo Deportivo. Tomada la opción, el club que tenía deuda tributaria podía suscribir el “Convenio Tributario”. ¿Cuál era la diferencia? SI SE OPTABA POR LA SOCIEDAD ANÓNIMA, ESE CONVENIO NO TENÍA PLAZO TOPE DE PAGO LA DEUDA, SINO OBLIGACIONES DE PAGO PORCENTUALES ANUALES, NO FIJAS, DE ACUERDO A LOS INGRESOS.

Si se optaba por CORPORACIÓN CON FONDO DEPORTIVO, EL PLAZO TOPE para PAGAR LA TOTALIDAD DE LA DEUDA era de 20 años.

Provincial Osorno era en 2006 el club con mayor deuda tributaria y previsional del fútbol chileno, la que de acuerdo a la Auditoría realizada por la Universidad de Los Lagos ascendía a alrededor de mil millones de pesos. Por lo mismo, la Asamblea de Socios determinó, por unanimidad y como era lógico, que como Fondo Deportivo no era posible hacerse cargo de la gigantesca deuda y la única alternativa era la conversión en SADP.

3. “HAY MUCHOS CLUBES PROFESIONALES QUE SON CORPORACIONES (FONDO DEPORTIVO)”
Sólo quedan tres: Puerto Montt, Universidad de Concepción y Curicó Unido. Y pudieron optar a ello porque no tenían las deudas del antiguo Provincial Osorno, mientras existía la norma transitoria que hoy ya no está vigente. La ley no permite nuevos clubes en esa condición, por lo cual, tampoco existe hoy la alternativa de que el club pueda ser Fondo Deportivo.

4. “LAS MUNICIPALIDADES NO PUEDEN ENTREGAR RECURSOS A LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS DEPORTIVAS, YA QUE TIENEN FINES DE LUCRO” 
Si esto fuera cierto, en Osorno no se podría desarrollar el Festival de la Leche y la Carne, porque en él, uno o más particulares lucran. Tampoco se podrían lanzar fuegos artificiales, ya que hay particulares que se ganan la vida con ello. Tampoco se podría contratar el servicio de retiro de basuras domiciliarias o la construcción de consultorios, calles, etc… porque hay alguna empresa que lucra con aquello. El problema, entonces, no es el lucro, sino el marco de los contratos en que se generan traspasos de recursos. Las corporaciones edilicias sí pueden contratar servicios de sociedades anónimas de cualquier tipo. En el caso de Provincial Osorno Sociedad Anónima, por ejemplo, se le contrató en 2008 la organización de la Copa Osorno.

Valdivia es otro ejemplo actual: es Sociedad Anónima Deportiva y el municipio sigue aportándole para su desarrollo.

5. “LA GENTE DEJÓ DE APOYAR A PROVINCIAL OSORNO, PORQUE SE HIZO SOCIEDAD ANÓNIMA” 
En diciembre de 1998, se registró la masiva renuncia de la Mesa Directiva, tras el descenso a Primera B de ese mismo año. Pendían sobre quien se hiciera cargo de la presidencia, órdenes de detención por los juicios previsionales perdidos. El divorcio con la ciudad había llegado al punto de que años antes, el club había amenazado con hacer de local en La Unión. Hacia 2005, tras la pérdida de la concesión de los parquímetros, la Corporación Club Deportivo Provincial Osorno quedó acéfala, no por la conversión en SADP, sino porque ya no había dinero para afrontar los compromisos pendientes: más de 60 millones de pesos adeudados al municipio por la administración de los parquímetros, sueldos y finiquitos de los jugadores y las millonarias deudas con el Fisco y las AFP.

6. “LOS HINCHAS Y LAS EMPRESAS LOCALES NO TUVIERON LA OPORTUNIDAD DE SER DUEÑOS DEL CLUB” 
El club registraba hasta antes de esta tratativa, cuatro intentos fallidos de conversión en sociedad anónima. El primero de ellos es de 1996, cuando se buscó integrar a empresas en el año más exitoso de la institución, por medio de acciones a un millón de pesos. No hubo interesados. En 2005, se abrió nuevamente la opción a empresas. Tampoco hubo interesados. Entre 2006 y 2007, se sacaron a la venta acciones a 20 mil pesos cada una. Estuvieron dos meses a la venta en la sede (hubo lanzamiento en el Centro Cultural) y se vendieron apenas 3 millones de pesos a hinchas locales. Fue en ese momento que llegaron a la ciudad inversionistas santiaguinos y se quedaron con el porcentaje mayoritario del club.

7. “LOS INVERSIONISTAS SE LLENARON DE PLATA”. 
Entre 2006 –que comienza el periodo de transición- y 2010, los inversionistas de Provincial Osorno Sociedad Anónima Deportiva pagaron 350 millones de pesos en acciones, que funcionaron como capital de trabajo para el periodo. Los inversionistas debieron asumir el pago de las cuotas anuales del convenio tributario y las deudas previsionales cobrables.

Asimismo, se hicieron cargo las deudas que dejó la corporación con el municipio (60 millones de pesos) por la concesión de parquímetros. Debió cancelar por el uso de instalaciones municipales y, además, se le cobraron 50 millones de pesos de indemnización por el niño herido por una bengala en un partido con San Felipe –juicio que aunque después fue ganado por el club, no pudo recuperar los dineros-. También asumió pagos a proveedores antiguos, seguros de salud y arriendo de sede, todo lo cual hizo disminuir el patrimonio accionario original.

En los años siguientes a su constitución, los accionistas mayoritarios efectuaron préstamos para paliar los déficits, sin que estos fueran cobrados luego. En sus cuatro años de funcionamiento, no dejó pagos pendientes. Finalmente, no registró ganancias de acuerdo a los balances publicados por la Superintendencia de Valores y Seguros. A raíz del descenso, los accionistas mayoritarios (Silva, Tupper, Bas) entregaron a Alejandro Kauak, como representante de los osorninos, la totalidad de sus acciones, de manera gratuita, perdiendo la totalidad de su inversión.

8. “LA GENTE DEJÓ DE APOYAR CUANDO LLEGARON LOS SANTIAGUINOS”
La temporada 2007, Provincial Osorno salió Campeón de Primera B, a estadio lleno. Tras el descenso a Tercera División, los inversionistas de Santiago regalaron sus acciones a un precio simbólico de un peso cada una (pagaron 20 mil al llegar), para que la institución renazca con los hinchas como dueños… Nuevamente, no hubo casi nadie que comprara acciones y el club terminó siendo desafiliado en 2012 por no pago de compromisos asumidos con la ANFP.

9. “EL MUNICIPIO NO PUDO APOYAR POR FALTA DE PROYECTOS SERIOS DE LA SOCIEDAD ANÓNIMA” 
En 2009, el municipio rechazó la realización de la segunda versión de la Copa Osorno que se había desarrollado con éxito en 2008 y en la cual había invertido 35 millones de pesos. Ese mismo año, la corporación edilicia se restó también del proyecto “Súper Toritos”, para el cual se le pidió participar con 3 millones de pesos mensuales que se destinarían al pago de preparadores físicos, nutricionistas y técnicos. A la postre, el proyecto, apoyado por el presidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls y el técnico de la selección Marcelo Bielsa, fue íntegramente asumido por la Sociedad Anónima Deportiva, sin ningún apoyo local.

10. “ES MEJOR QUE EL MUNICIPIO APORTE A LA CORPORACIÓN Y NO A LA SOCIEDAD ANÓNIMA” 
Zanjado el punto de que las municipalidades sí pueden aportar a las Sociedades Anónimas contra proyectos, es claro un punto: si es la Sociedad Anónima la que por ley debe representar a la ciudad en el fútbol profesional, lo lógico es establecer una relación sana y directa con esta, en el sentido de colaboración público privada, tal como lo diseñó la Municipalidad de Recoleta, que controlará la Sociedad Anónima.


Por:
Gonzalo Canales Serón
Periodista de Deportes de El Austral de Osorno entre 1997 y 2003; jefe de Crónica entre 2003 y 2006; y subdirector entre 2006 y 2009, año en que se convirtió en subdirector de El Llanquihue de Puerto Montt, cargo que desempeñó hasta 2014, cuando asumió como jefe de Ediciones Especiales de El Llanquihue, cargo que desempeña hasta esta fecha.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario