"Histórica" reunión de trabajadores de plantas faenadoras, empresas faenadoras y productores de carne

En una reunión-seminario calificada como histórica, la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO AG, la Federación Nacional de Sindicatos de la Carne, Fenasicar, y la Asociación Gremial de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes de Chile, Faenacar, acordaron esta mañana trabajar unidos para reimpulsar el sector.

José Puñanco, presidente de Fenasicar, aseveró que este tipo de instancias de diálogo son las que permiten desarrollar miradas comunes para el sector, “derribando barreras que no han permitido alcanzar soluciones consensuadas”.

En la oportunidad, Orlando Contreras, secretario General de la Confederación Sindical El Triunfo Campesino y presidente del Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile, expuso que es urgente generar confianza entre trabajadores y productores para abordar desafíos comunes en torno a rubros específicos, en este caso específicamente la carne, fomentando una cultura de diálogo.

“El diálogo reduce la incertidumbre y por ello, cada subsector tiene que ponerse de acuerdo en temas comunes para enfrentar amenazas y desafíos. Eso es lo que tiene que hacer el sector cárnico, tal como antes lo hicimos en el sector frutícola, con los resultados que el país conoce. El sector ganadero debe defender en conjunto sus fuentes laborales y su mercado, a las autoridades no les da lo mismo que vayan donde una autoridad los eslabones unidos, recién ahí empiezan a tomar en serio a un sector”, explicó Orlando Contreras.

El presidente de SAGO AG, Christian Arntz, aseveró que es hora de hacer un esfuerzo común para hacer crecer el sector. “Todos somos trabajadores, también el empresario, que es trabajador de su propia empresa. Chile podría tener seis millones de cabeza de ganado, sin quitar espacio a otros rubros, y con esa cantidad, abasteceríamos el mercado interno, que requiere poco más de 5,5 millones cabezas, lo que nos transformaría en exportadores netos de carne. Hoy, sin embargo, estamos muy lejos de esa cifra, entre otras cosas, porque el suelo de esta zona está muy alto por alternativas más rentables; la existencia de mercados distorsionados; falta de eficiencia en la producción; dificultades de acceso al financiamiento; y las trabas que imponen las instituciones estatales a la cadena productiva”.

Christian Arntz señaló que se debe avanzar desde 350 kilos de producción de carne por hectárea a 700, “pero la verdad es que no existe el incentivo de un retorno para hacer ese esfuerzo de inversión. Y esto ocurre también, porque nosotros mismos nos hemos dado una regulación que traba nuestra producción y favorece la entrada de producción de fuera, como ocurre con la Norma de Tipificación por Cronometría Dentaria, que nos tiene compitiendo con freno de mano y es urgente cambiar”.

Dentro de las propuestas para mejorar el sector, SAGO detalló mejorar la normativa en las áreas de tipificación, trazabilidad, Pabco, control de perros vagos, entre otras. “Esta es una cadena con varios eslabones que no se comunican. Este diálogo es el camino que debemos fomentar e, idealmente, confluir en una integración real”, concluyó Arntz.

El gerente de Faenacar, Rafael Lecaros, aseveró que es la situación de la industria es muy compleja y “lo que tenemos hacer es fuerza común: perderle miedo a conversar entre empresarios y trabajadores para que la autoridad nos escuche, para cambiar todas aquellas circunstancias que entraban el desarrollo de la ganadería”.


Fuente:
Constanza Vásquez
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario