Proyectan a Los Lagos como región productora de vinos a raíz del cambio climático

Con la premisa de que las condiciones climáticas y sanitarias de la zona permiten el desarrollo de la vitivinicultura en la Región de Los Lagos, actores del sector público y privado, participaron de un conversatorio que abrió el debate técnico y propositivo, anticipándose a los nuevos escenarios productivos frente al cambio climático.

La actividad fue organizada por el Ministerio de Agricultura a través del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), y en ella se entregaron diversas miradas al rubro que es emergente en la región, con cerca de 10 hectáreas establecidas en localidades tan diversas como Quilacahuín y Trumao en la provincia de Osorno, Llanada Grande en Cochamó, y Ensenada en la provincia de Llanquihue.

En la ocasión el especialista en vitivinicultura e investigador de INIA Remehue, doctor Patricio Mejías, realizó la exposición central donde enfatizó que en un plazo de 20 a 30 años, de acuerdo a los modelos predictivos, la zona debería ser totalmente apta para el cultivo de vides viníferas, comentando además la experiencia neozelandesa que tiene condiciones climáticas similar a las del sur de Chile.

El director regional de INIA, Rodrigo de la Barra destacó el encuentro señalando que “reunimos a actores productivos que nos entregaron su experiencia señalando que es posible generar productos vitivinícolas de calidad en la región que tienen una muy buena aceptación en el mercado; identificamos la voluntad de actores de desarrollar algunos bienes públicos como la zonificación agroclimática vitivinícola para la Región de Los Lagos, y también conectar nuestra capacidad científica en esta área con los actores que les interesa este rubro, que en el futuro será una palanca de desarrollo de la región”.

En el panel de conversación participó la rectora del Instituto Agrario Adolfo Matthei, Andrea Mora; el coordinador Macrozonal de la Comisión Nacional de Riego (CNR) Enrique Mlynarz; junto a los directores de Corfo y SAG; Adolfo Alvial y Andrés Duval, respectivamente.

El dialogo permitió analizar posibles caminos para el desarrollo del rubro a través de la producción de vinos orgánicos que tienen una gran aceptación en el mercado, aprovechando las ventajas comparativas de la zona, y una baja incidencia de plagas y enfermedades. “Están dadas las condiciones desde el punto de vista del clima, del suelo, y de la sanidad”, advirtió el director regional del SAG, Andrés Duval.

De igual forma, se señaló que este esfuerzo debe generarse en forma asociativa, siendo una oportunidad la conexión de dicha actividad productiva con el turismo.

En tanto, en el ámbito de los desafíos; infraestructura, el riego y la formación del capital humano, entre otros, son factores a considerar para el potencial desarrollo de la vitivinicultura en los próximos años.

Cristian Porte, productor de vinos del sector de Trumao-Quilacahuín, quien actualmente vende productos a restaurantes de Santiago, y exporta a Estados Unidos, Japón y Noruega, entre otros países, comentó que “nuestra viña la plantamos el año 2000 hoy tenemos 2.7 hectáreas y nos expandiremos a otras 3 más, creemos que hay un gran futuro, esta zona es libre de enfermedades, tenemos que poner énfasis en el tema orgánico, que es algo que nos puede ayudar a llegar mercados nichos que buscan estos vinos muy atractivos y que están de moda”, puntualizó el empresario.


Fuente: 
Elisa Barria
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario