Carta dirigida a Ricardo Lagos por sus declaraciones sobre Comisión Valech

Ricardo Lagos Escobar
Ex-Presidente de Chile (2000-2006)
Presente

Señor

Señor Lagos, al enterarme de sus dichos emitidos en conversación con el Diario de Cooperativa, no pude evitar indignarme, y sentir la necesidad de decirle un par de verdades. Señor Lagos, no venga con este tipo de patrañas, para justificar lo injustificable, ni use a otras “personas nobles” y otros hechos de la historia, que no son comparables. Basta de querer reírse de la inteligencia de los sobrevivientes de la prisión política y de la tortura y de todos los chilenos. Nos falta gravemente el respeto.

Si los archivos de la Vicaría fueron cuidados con tanta valentía era para preservar la integridad y la vida de todos aquellos que los habían entregado. La Dina primero, la CNI después, los quería como parte de su estrategia de exterminio. Si accedían a esos testimonios cada uno, de los que los había entregado, serían secuestrados, torturados, asesinados y hechos desaparecer!

No hay ningún punto de comparación Señor Lagos. Monseñor Valech en ese entonces buscaba proteger y preservarles la vida a miles de chilenos que eran perseguidos. UD con el artículo 15 de la Ley 19.992, busca proteger a criminales de lesa humanidad, a los torturadores, evitando que éstos sean juzgados, por los graves delitos cometidos, considerados delitos de lesa humanidad. Monseñor Valech, nunca ha sido acusado, ni mencionado de ser parte del pacto de silencio. No existe razón alguna para que UD siquiera lo mencione.

Señor Lagos UD se pregunta, ¿Qué necesidad tenía yo de hacer una Comisión Valech?, la respuesta no es difícil. Simplemente su Gobierno se vio obligado a elaborar la Ley Valech, primero por la presión ejercida por las propias víctimas sobrevivientes, que cansados de esperar que los gobiernos posdictadura hicieran lo que correspondía hacer, pasaron a la ofensiva, se organizaron y comenzaron a exigir sus derechos, y porque la firma de tratados económicos exigían que los países interesados en ser parte de ellos, no debían tener cuentas pendientes en derechos humanos. No fue un ataque de generosidad suya.

Señor Lagos, sus argumentos y sus explicaciones agravan su culpa, siempre chocarán con la verdad histórica, no se esfuerce tanto, que sus disculpas, lo inculpan cada día más. Tome en cuenta que hay miles y miles de víctimas sobrevivientes, que usamos nuestro “dedo acusador”, en contra de su persona y lo acusamos de ser el principal actor de la traición y del pacto de silencio, fraguado con los militares. No olvide, somos la memoria histórica viviente, testigos de su traición y de la traición de su Gobierno, con la complicidad de todos los partidos que lo sustentaban.

Los miles de Ex Prisioneros Políticos que aún seguimos vivos, sabemos que nunca solicitamos el secreto sobre nuestros antecedentes. Es más, las entregamos llenos de esperanza, de que nuestro testimonio serviría para terminar con la impunidad. Lamentablemente no contamos, con la traición que se estaba maquinando, entre UD y el General ® Juan Emilio Cheyre, su protegido, hoy acusado por participar en delitos de lesa humanidad.

Sin duda su versión será conocida, por todos los medios de comunicación, la mía con suerte alcanzara a algunos cientos de personas, producto de la falta de libertad de información y expresión que caracteriza el modelo neoliberal, administrado y profundizado por todos los gobiernos pos dictadura. Pero aunque esta verdad, me alcance sólo a mí misma, no dejaré de escribirla.

Basta de mentiras, basta de leyes retorcidas, como la que se acaba de aprobar hoy en la Comisión de Derechos Humanos del Senado, que “levanta el secreto”, pero que no sirve para acabar con la impunidad. Todo queda igual, para suerte de los torturadores, y para vergüenza de Chile.

Se vuelve a sentar y reafirmar el peor de los precedentes para el futuro de nuestro país. Hoy los sobrevivientes de la prisión política y tortura, buscamos terminar con el secreto y exigimos que el Estado de Chile, sea activo en la búsqueda de la justicia, de acuerdo a los tratados que suscribió y que actúe en concordancia con el Derecho Internacional Humanitario; para de esta forma terminar con la impunidad.

Nelly Cárcamo V.
Sobreviviente de secuestro, prisión política y tortura
Presidente Nacional de la UNExPP de Chile





Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario