La importancia nutricional del "Chorito"

Diversos estudios científicos ligan la alimentación saludable a mejores condiciones en la calidad de vida de la población. Y el consumo de pescados y mariscos se ha convertido en clave para ese propósito. En este contexto el chorito o mejillón chileno es un producto alimenticio de óptimas condiciones para la salud y el desarrollo humano.

Así por ejemplo, una porción de chorito (100 gr) aporta más de 300 mg de los ácidos grasos EPA+DHA, cantidad cercana al aporte de porciones similares de peces grasos como el caso salmón, atún o jurel. El consumo de ambos ácidos grasos tiene efectos positivos en la salud cardiovascular y del sistema nervioso.

De acuerdo al estudio “Caracterización del mejillón chileno” desarrollado por el INTA de la Universidad de Chile, en conjunto con el Gobierno Regional de Los Lagos, 100 gramos de chorito poseen sólo 0,43 gramos de ácidos grasos saturados.

Los estudios demuestran también que el chorito o mejillón de Chile es bajo en calorías: 100 gramos del producto solo tienen 94,6 calorías, por debajo de las 225 calorías del atún o de las 208 calorías del lomo de cerdo.


Es reconocido el efecto del EPA como reductor de los triglicéridos, antiinflamatorio, hipotensor, antiarrítmico y reductor del colesterol. En tanto el DHA se caracteriza por sus efectos positivos en la función del sistema nervioso y visual, en la regulación de la resistencia a la insulina y en la protección a, desarrollo de enfermedades neurobiológicas como Alzheimer, Parkinson y patologías similares.

La proteína del chorito contiene varios aminoácidos que estimulan la formación y libera la hormona del crecimiento, baja en colesterol, ayuda a la flexibilidad en la piel y fortalecimiento de los huesos al ayudar a la formación de colágeno. En tanto, los aminoácidos que contiene también promueven la formación del colágeno y de la elastina, siendo importante su presencia en las funciones de desintoxicación del hígado.

Es destacable el alto aporte de vitamina B12 un importante protector de la salud cardiovascular, pues protege a los vasos sanguíneos en especial a diabéticos. Una porción de mejillón chileno puede aportar hasta seis veces el requerimiento diario de vitamina B12, lo que hace muy importante su consumo en especial en personas mayores de 50 años.

Consumir chorito no es complejo dado que tiene una alta versatilidad en la cocina, con diferentes aplicaciones en platos fríos y calientes, como aperitivo, acompañamiento o plato principal. Además de ser un producto rápido de preparar, lo que lo hace ideal para personas con escaso tiempo para cocinar.

Uno de los objetivos del Programa Estratégico Regional para la Industria de la Mitilicultura de Corfo (PER) es desarrollar conocimiento y nuevos horizontes de productos-mercados, mediante la especialización en el concepto de “alimentos saludables”, sobre la base del conocimiento en profundidad de los valores nutricionales del mejillón y de la información sobre sus propiedades y beneficios a los consumidores, atendiendo y respetando las legislaciones y normativas existentes en los mercados de destino en dicho ámbito.


Fuente: María Eugenia González

Compartir en Google Plus