Educación para la Industria 4.0

Por Ramón Rubio D Director Ejecutivo Aiep Osorno y presidente Asoc. Multigremail Osorno

En una columna anterior manifesté mi visión de cuáles son nuestros desafíos como país en el contexto de la Industria 4.0, dejando enunciado que la educación es un elemento central para que nuestros procesos productivos y de servicios alcancen altos niveles de eficiencia y calidad, aspectos garantizados, en cierta medida, por la incorporación de tecnología, automatización, inteligencia artificial e internet de las cosas, entre otros.

En consideración a las necesidades de la industria 4.0 ¿Qué deberían aprender los estudiantes de enseñanza básica, media y superior sobre el uso de la tecnología? Pareciera ser lógico que quienes en el futuro constituirán la industria 4.0 deberían manejar con familiaridad lenguajes de programación básica, especialmente aquellos de código libre, que les permitan integrarse a redes colaborativas de trabajo, en el desarrollo de nuevas aplicaciones, permitiéndoles participar de forma activa en diversos proyectos de su interés. ¿Hay una edad para ello? ¿Debe ser la programación una competencia sólo de técnicos o profesionales de la informática?

Las competencias interpersonales constituyen, a mi juicio, el principal desafío de la educación de cara a la industria 4.0, pues una economía que demandará más alimentos, más servicios y organizaciones capaces de contribuir a la sociedad y al medioambiente, requiere de un capital humano capaz de encontrar nuevas soluciones y con una elevada conciencia, para lo cual ya deberíamos estar implementando en nuestras aulas de educación primaria: Educación para la autoconciencia (Mindful learning); Pensamiento de diseño (Desing thinking); Aprendizaje – servicio (A+S) y todas aquellas metodologías que fomenten trabajo colaborativo y desarrollo del pensamiento, pues los trabajos mecánicos serán asumidos por máquinas y robots con menor tasa de falla y mayor capacidad de producción.

La invitación es a que nuestros maestros sean los principales gestores del cambio, que promuevan en el aula nuevas metodologías y que luchen por renovar su espíritu para guiar a nuestros niños y jóvenes hacia sus propios umbrales de crecimiento personal y profesional, otorgándoles las herramientas que les permitirán desenvolverse con fluidez en la cuarta revolución Industrial.


Compartir en Google Plus