Puerperio y Lactancia: La importancia de los cuidados después del parto

Por Gabriela Moya Valdés es Directora Ejecutiva de Nido Kids Store, y clienta del Centro de Desarrollo de Negocios Osorno.


Cuando sabemos que estamos embarazadas tenemos en la mente una tierna imagen de nosotras con nuestro bebé felices, porque claro, cómo no estarlo, si al fin ha llegado a nuestras vidas ese bebé que esperamos con tanto cariño.

Pero la realidad está lejos de ser así. Las primeras semanas, e incluso meses luego del parto son difíciles. Y nadie nos prepara para eso. Don Puerperio llega junto con el bebé a poner a prueba toda nuestra paciencia: cambios físicos, horas sin dormir y un bebé que depende 100% de nosotras. Todo eso hará que nuestro ego patalee igual que un niño de dos años.

Los cuidados de la madre después de la llegada de un hijo son vitales si queremos prevenir la depresión postparto. Nuestra primera prioridad es el bebé, pero la segunda somos nosotras mismas. Nuestro cuerpo, sueño y alimentación.

Si el bebé duerme, ojalá dormir con él. Cuidar lo que comemos, no solo por porque durante la lactancia estamos transmitiendo todo lo que consumimos, es porque además influye en nuestro estado de ánimo y salud general. Y más importante, restringir las visitas, ya que aún permanece esa costumbre de ir a conocer el nuevo bebé lo antes posible, y en realidad puede ser muy incómodo, tanto para la madre como para el bebé.

Muchas culturas ancestrales establecían largos períodos de aislamiento social para las nuevas madres. Entre 30 y 60 días las mujeres luego del parto eran apartadas de las actividades sociales para ser cuidadas por otras mujeres, mujeres viejas y mujeres jóvenes con niños. De esta forma, la nueva madre tenía solo que preocuparse de darle pecho a su bebé tranquila, y ella era atendida completamente por el resto.

Por esto es que debemos aportar cuando nosotras somos visitas en la casa de una nueva madre. Vamos a visitarla con la intención de cooperar, ayudarla con la casa, con su bebé para que tome una ducha tranquila, atenderla para que coma algo rico. Pero no podemos tampoco llegar y esperar que nos atienda. Visitas cortas y precisas.

Y la lactancia, otro gran tema del que poco conocemos. Es preciso informarse y leer al respecto. Si bien, dar pecho es parte de nuestra naturaleza, hay una ciencia detrás de eso que explica bien cómo hacerlo para no tener dificultades.

La mala postura en el acople, tomas distanciadas, intervención inadecuada de pezoneras y chupetes pueden dificultar la lactancia, provocando doloras heridas o baja producción de leche materna. La lactancia no debe generar dolor o molestias, si bien las primeras semanas nunca son fáciles, ésta debe ser algo que tanto la madre como él o la bebé disfruten.

En Osorno, ya existen instancias para el cuidado de la mujer embarazada o que está en postparto. Hay espacios especializados en ejercicios y cuidados de la madre, que pueden realizar para preparar el parto y luego para recuperarse adecuadamente y respetando los tiempos del cuerpo. La invitación entonces, es a informarse, respetar nuestros tiempos. Los primeros meses pueden ser bellos, a ratos abrumantes, pero si hacemos tribu para cuidarnos entre nosotras, entonces la experiencia cambia para bien y podemos disfrutar plenamente de nuestro puerperio.

Compartir en Google Plus