Dos neurólogos establecen que Osorno es récord de extraña enfermedad

Cuatro casos al año de Creutzfeldt-Jacobs aseguran atender los neurólogos Felipe Suárez y Daniela Urrutia, del Hospital San José.

“En todos los congresos de neurología llaman la atención las cifras de Creutzfeld-Jakobs en Chile (...) al año vemos hasta cuatro casos, en una población de 250 mil personas (provincia de Osorno)”, señala hoy en El Austral de Osorno la neuróloga Daniela Urrutia, en un reportaje que deja a esta zona con una tasa de 16 casos por millón de habitantes, una de las más altas, muy por encima del promedio mundial de apenas 1 por millón de habitantes.

Las cifras entregadas provienen, según se explica en la entrevista a los profesionales, “del ejercicio diario de su profesión, ya que es difícil olvidar el caso de un paciente con una demencia que le mata en seis meses”.

Según describe la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos en su página web oficial en español, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob “es una forma de daño cerebral que lleva a una disminución rápida de la función mental y del movimiento”. Asimismo, indica que el “trastorno es muy poco común, presentándose aproximadamente 1 caso por cada millón de personas. Generalmente, aparece primero entre los 20 y 70 años. Los síntomas por lo regular comienzan a finales de la 5ª década de la vida”.

El organismo norteamericano también señaló que “se cree que la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) es causada por una proteína llamada prión, la cual provoca que las proteínas normales se plieguen de manera anormal. Esto afecta la capacidad de otras proteínas para funcionar”.

Los tipos clásicos de esta enfermedad son: de tipo esporádico, es decir, que surge sin razón conocida y se presenta alrededor de los 65 años; y de tipo familiar, que es cuando se adquiere por herencia genética.

“El tipo clásico de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob no está relacionado con la enfermedad de las “vacas locas” (encefalitis espongiforme bovina)”, enfatiza al entidad estadounidense, es decir, no hay posibilidad de transmisión desde animal a humano.

De la segunda variante, no se registran casos en Chile, siendo la razón tras los pacientes detectados en el país el tipo clásico, de herencia familiar, lo mismo que Osorno.

Algunos de los síntomas más frecuentes de la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob son: Demencia que empeora rápidamente en el transcurso de unas pocas semanas o meses, visión borrosa (algunas veces), cambios en la forma de caminar, confusión o desorientación, alucinaciones, falta de coordinación (por ejemplo, tropezones y caídas), rigidez muscular, fasciculaciones musculares, convulsiones o espasmos mioclónicos, sensaciones de estar nervioso o sobresaltado, cambios de personalidad, somnolencia y problemas del habla.


Compartir en Google Plus