Chile hacia la Industria 4.0


Por: Ramón Rubio Donoso, Director ejecutivo de AIEP Osorno y presidente de la Asoc. Multigremial de Osorno

Klaus Schwab, autor del Libro “La cuarta revolución industrial” señala que, esencialmente la cuarta revolución Industrial no cambia lo que hacemos, sino que lo que somos. Desde la primera revolución Industrial a mediados del siglo XIX, que no nos enfrentamos a un cambio tan profundo de la sociedad, pues si bien es cierto desde las maquinas a vapor y la mecanización ha habido incentivos industriales para el reemplazo de mano de obra por maquinas, el sector servicios ha compensado la pérdida de empleos de forma casi imperceptible, pero ese escenario ya no es tal, la internet de las cosas, el big data y la inteligencia artificial está posibilitando que la automatización y la robótica penetre el sector servicios de igual forma como se ha propiciado en sectores productivos o manufactureros.

Chile, es uno de los países en mejor pie de Latinoamérica frente a los desafíos de la industria 4.0, por su alto nivel de penetración de sistemas de comunicación de trasmisión de datos de alta velocidad. Sin embargo debemos comprender la profundidad de la revolución Industrial 4.0 para identificar las enormes brechas en Educación, Conectividad, Infraestructura digital y niveles de ciber seguridad que debemos resolver, pues no podemos pretender seguir manteniendo nuestros actuales niveles de ingresos, si no somos capaces de generar nuestra propia revolución, en los procesos de producción de materias primas, alimentos y servicios, sectores que se verán fuertemente afectados por la automatización, la robótica y la inteligencia artificial.

El cobre, el Litio, los alimentos y el turismo serán probablemente los pilares de nuestro desarrollo, pero ello requiere que de forma urgente nos ocupemos de la infraestructura física y digital para dar el soporte adecuado, sustentado en carreteras de alto estándar, en el que conviva la producción y el turismo, puertos y puentes que faciliten el tránsito de productos y personas, un soporte digital con acceso a internet de alta velocidad en cada punto y una legislación robusta en materia de seguridad informática.

La Educación, es materia de análisis profundo, que dejaremos para una próxima columna. Bienvenidos a la Industria 4.0 todos quienes sean capaces de ver las oportunidades que nos ofrece.



Compartir en Google Plus