Inclusión laboral, no es caridad

Por Andrea Zondek, presidenta Fundación TACAL

La semana pasada el Ministro del Trabajo y el Director del Trabajo informaron que habrá nuevas acciones para aclarar la Ley de Cuotas y sus reglamentos. Generarán dictámenes que permitirán dilucidar algunos temas y así lograr que la ley se cumpla correctamente.

Me alegro que tanto Gobierno como empresas y sociedad civil, estemos trabajando juntos para lograr que la ley sea efectiva y se cumpla en beneficio de las personas con discapacidad.

Hoy estamos viendo como se están registrando en la Dirección del Trabajo las empresas que ya tenían personas contratadas antes de la ley. El desafío es incluir a aquellas que recién han iniciado el camino y evaluar la permanencia de las personas en los cargos. Es importante destacar que el problema mayor no es la colocación de una persona con discapacidad en un trabajo, sino que ésta se mantenga en el mismo y pueda promocionarse cada vez que se dé la oportunidad.

¿Cuál es el desafío ahora? Hacer la inclusión, pero hacerla bien. Para ello es necesario no solo buscar un puesto de laboral, sino que dicho puesto esté de acuerdo a las competencias que la persona tiene. Ni por sobre ellas ni por debajo de ellas. Se aburrirá o se frustrará igual que cualquiera de nosotros.

Entonces iniciemos nuestro trabajo. Han nacido muchas empresas asesoras en materias de inclusión. Si Ud. está contratando el servicio exija que hagan un análisis del puesto, evaluando las competencias que se requiere para desempeñarlo y vean que la persona que le ofrecen para ocuparlo, las tenga para desempeñarse adecuadamente. No nos olvidemos que esto no es caridad, es un derecho de la persona con discapacidad.

Si todos nos ocupamos y nos preocupamos de hacer las cosas bien, tendremos un éxito muy importante y los beneficiados principales serán las propias personas con discapacidad. Si no lo hacemos, los grandes perjudicados nuevamente serán las personas con discapacidad, porque aumentaremos los prejuicios ya existentes como el que apunta a que “no sirven para trabajar”.

Los invito a todos, a las personas con discapacidad a formarse para aumentar las competencias que tienen; a las empresas a acompañarse por organizaciones que saben hacer el trabajo hasta que internamente aprendan a hacerlo; y a las instituciones, a hacer un trabajo responsable, manteniendo las evaluaciones, fiscalizando y haciendo las correcciones normativas, cuando esto se requiera. Las personas con discapacidad no se merecen perder esta oportunidad.

Queremos un Chile inclusivo, y esta es la oportunidad.

*Fundación Tacal imparte cursos gratuitos para personas mayores de 18 años con discapacidad. www.fundaciontacal.cl; F: 2 232 10 700; Adolfo Ibáñez #469, Independencia.

Fuente: Eduardo Fernandez Villa
Compartir en Google Plus