Empresa de áridos apunta a su competencia como responsable de socavamiento

En tanto, municipios y la Dirección de Obras Hidráulicas, DOH, protagonizan “peloteo” de responsabilidades en entrega de permisos de extracción”

La empresa Jaime Rosas, una de las dos que operan en el sitio de extracción de áridos cercano al puente Cancura, apuntó a la otra compañía que opera en el mismo tramo del río Rahue, Dowling y Schilling (filial de Cementos Bio Bio), como responsable del socavamiento de las bases del puente Cancura que el sábado 23 de junio colpasó, mientras se le realizaban trabajos de reparación.

En entrevista con El Austral de Osorno, Rosas indicó que “yo creo que la empresa Dowling, cuando comenzó a sacar áridos con la draga, socavaron mucho el río, lo que generó mucha torrentada que socavó el puente hasta que se cayó”.

De acuerdo al Plan Maestro de Manejo de Cauce de la Cuenca del río Rahue de 2014, el que fue pagado por el Gobierno Regional y cuyo contenido fue dado a conocer ayer por Radio Sago, el máximo de extracción anual para el sitio en que operan las empresas de Jaime Rosas y la filial de Cementos Bio Bio, Dowling y Schilling ascendía a 70 mil metros cúbicos –página 37 del pdf que puede pinchar acá-.

De acuerdo a fuentes ligadas a la explotación de áridos, una draga es capaz de sacar del lecho del río entre 1.000 y 1.500 metros cúbicos de material al día desde el lecho del río, en tanto que los vecinos aseguran que la máquina opera históricamente por no menos de 100 días al año, una aseveración que la fiscal Leyla Chahín deberá comprobar o descartar, para lo cual ya tomó declaraciones a ambas empresas que trabajan en el sector.

Jaime Rosas aseguró que desde antes de la publicación del plan maestro del cauce ya no extrae áridos del río y que toda la operación que se desarrolla con los permisos correspondientes corresponde a Dowling y Schilling, empresa que si bien opera en la ribera norte del río Rahue, correspondiente a la comuna de Osorno, también obtiene permisos de explotación en Puerto Octay.

De acuerdo a la publciación de Radio Sago, en base al plan maestro del río, hasta ahora, se ha confirmado que sólo en octubre de 2017, la Municipalidad de Puerto Octay autorizó la extracción de 50 mil metros cúbicos a Dowiling y Schilling, en el sitio cuyo límite máximo asciende a 70.000 anuales, compartido entre dos empresas –es decir, Osorno no habría podido entregar permisos por más de 20.000 metros cúbicos en ese año para ese sitio, considerando tanto a Dowling y Schilling como a la empresa Jaime Rosas-.

Este punto es central en el caso y ya ha generado roces entre servicios públicos. Mientras el consejero regional Alexis Casanova anunció el envío de oficios para determinar la cantidad exacta que se ha sacado desde el lecho del río para determinar si hubo o no explotación del lecho por sobre los límites del plan maestro entre 2014 y 2018, el diputado Fidel Espinoza apuntó directamente a los municipios por falta de fiscalización ya que estos, si bien son quienes finalmente otorgan los permisos y perciben recursos por ello, aseguran no tener capacidad técnica para el desarrollo de la operación, por lo cual aseguran que no han autorizado extracción sin los correspondientes informes favorables de la Dirección de Obras Hidráulicas.

En la noche de ayer, la directora de Obras Municipales, Angela Villarroel, se enfrascó en una discusión vía twitter con el diputado Espinoza respecto del tema, a lo cual este le respondió con una nota publicada por INET en abril de 2014: “Estimada Angela Villarroel. En esta nota de 04-2017, alcalde Bertin reconoce responsabilidades compartidas con la DOH (min 3.55), mientras que señor Dowling también dice que municipios deben fiscalizar. ¿Quién dice la verdad, entonces?”.

Hasta ahora, la Dirección de Obras Hidráulicas dependiente del Ministerio de Obras Públicas no ha emitido comentarios.

LA OTRA LÍNEA DE INVESTIGACIÓN

RCN Empresa de Responsabilidad Limitada, es la empresa que desde marzo de 2018 realizaba trabajos de reparación en las tres cepas del puente.

A un costo de alrededor de mil millones de pesos, las labores se efectuaban hasta el día de la tragedia en condiciones que según los vecinos de Cancura eran desfavorables, ya que el desvío del cauce llevó el agua del Rahue, a uno solo de los pilares, el cual colapsó el 23 de julio pasadas las 3 de la madrugada.

La fiscal Chahin ya incautó computadores en el MOP y Vialidad y además realiza diligencias para determinar técnicamente qué fue lo que ocurrió durante estos trabajos.

Compartir en Google Plus