Puente Cancura: Una tragedia inaceptable

Por Christian Arntz Mac-Evoy, presidente Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, SAGO A.G.

En la actualidad, son muchos los puentes y rutas de la región que tienen cargas máximas por debajo de las necesidades productivas actuales del territorio y cuando eso llega incluso hasta viaductos de la importancia del Cancura, emplazado en la Ruta U-55, es cuando debemos comenzar a preguntarnos acerca del estado de los planes de inversión en nueva infraestructura, mantenimiento y fiscalización de los planes de manejo de los lechos del río.La inversión en conectividad –lo que incluye la correcta mantención de la misma- constituye una de las claves del desarrollo de todo país.

Durante al menos la última década, los vecinos de rutas que conectan sectores de alta ruralidad con la Ruta 5 y los centros urbanos de mayor densidad, han manifestado tanto a las autoridades pertinentes como medios de comunicación, su inquietud por la extracción industrial de áridos y posibles impactos en viaductos que atraviesan el río Rahue, lo que dio origen a la realización de un Plan Maestro financiado por el Gobierno Regional, a un costo de $280.000.000 en 2013.

Lamentablemente, los constantes reportes de problemas en la extracción de áridos en todo el lecho, en especial en el sector del puente Cancura, no cesaron y a inicios de 2017 se restringió considerablemente la carga máxima sobre el viaducto a no más de 45 toneladas, obligando al desvío de los vehículos por caminos alternativos, generando un doble problema, ya que esto no sólo afecta la producción agroalimentaria que debe tomar rutas alternativas menos adecuadas, sino que también congestiona las vías de descarga, generando inconvenientes a habitantes de otras zonas.

Ante la preocupación de los productores, el Ministerio de Obras Públicas aseguró en enero de 2017 que no había problemas, mientras que en abril del mismo año, en una sesión del Concejo Municipal de Osorno donde se abordó la temática junto a la Dirección de Obras Hidráulicas, se establecieron cursos de acción y un nuevo compromiso de fiscalización.

Como gremio de productores que en todo momento ha representado el sentir de sus asociados en esta materia, no podemos más que manifestar nuestra indignación por el grave accidente registrado en la madrugada del 23 de junio de 2018, costando la vida a un trabajador agrícola y dejando otros seis heridos, no podemos más que manifestar la evidente ineficacia del Estado ante una tragedia absolutamente evitable y que requiere cuanto antes de respuestas sobre quiénes son los responsables de pérdidas de vidas humanas y, en segundo término, los daños productivos asociados a esta negligencia.

Fuente: SAGO A.G
Compartir en Google Plus