Aprenda a leer la etiqueta energética y ahorre en la cuenta de la luz

¿Sabe leer la etiqueta de eficiencia energética cuando compra un nuevo electrodoméstico? Pues téngalo presente, ya que el nivel de eficiencia del producto es el gasto que se verá reflejado en su próxima cuenta de energía.

Es posible que en más de una oportunidad haya ido a vitrinear electrodomésticos, pero más allá del diseño, hay otras variables que se deben tener en cuenta para escoger uno nuevo, la más importante: saber cuánto gasta en energía. Es que este ítem marca la diferencia e incide en la cuenta de la luz a fin de mes. Por eso, si quiere ahorrar, sin gastar Watts demás, sólo debe aprender a leer la etiqueta de consumo eléctrico del producto.
“La vida útil de un electrodoméstico es superior a los 10 años, por lo que el ahorro estimado a lo largo de este tiempo puede ser muy alto. La diferencia entre aquellos que usan electrodomésticos antiguos y quienes usan los de clase A o superiores es grande, en términos económicos y medioambientales”, dijo Pamela Castro, especialista de Línea Blanca de LG Electronics. “En el caso de los refrigeradores con tecnología Door-in-Door e Intaview de LG, no sólo tienen una garantía de hasta 10 años de su motor, sino que también gastan poco, ya que son eficientes en su diseño”, dijo Pamela Castro, especialista de línea blanca de LG Electronics.
Para conocer el consumo real de los aparatos y reducir el impacto en el medioambiente, LG Electronics recomendó tener en cuenta lo siguiente:

1. Letra de clase energética: La clase energética puede ir de la letra A a la D y por colores que van de verde a rojo, es decir, de mayor a menor eficiencia. Además, hay una subdivisión en la categoría A (A+, A++). La A superior y el color verde indican la máxima eficiencia energética y cuidado del medio ambiente. Por eso se recomienda siempre elegir productos de este estándar.

2. Ojo con el consumo en modo en stand by: Los aparatos electrodomésticos siguen consumiendo energía, aunque no estén funcionando. Por ejemplo, un televisor estándar de 32 pulgadas, en modo activo, puede consumir hasta 26 Watts, mientras que en modo espera, es decir, que no está en uso, pero sí conectado a la corriente, consume 0,2 Watts. En el caso de los refrigeradores, es mínimo este gasto, por lo que es casi imperceptible.

3. Consumo energético: Este número se basa en un test estándar y es importante saber que el consumo se produce durante su uso. Además, hay que ubicar correctamente el producto, siguiendo las indicaciones de instalación del fabricante, para que exista un buen uso. En el caso de algunos de los refrigeradores de LG, su diseño está hecho para perder el mínimo de frío cada vez que se abre la puerta.

4. Otros símbolos: La simbología puede variar dependiendo del producto, incluyendo otro tipo de información. Por ejemplo, la de un refrigerador añade su capacidad para congelar o el volumen útil del compartimento refrigerado en litros. En este caso el consumo de energía dependerá del clima o del uso del producto.

Fuente: Ignacia Peet

Compartir en Google Plus