Comenzaron los preparativos para la gran carrera de gobernadores regionales


Por Hugo Medrano, Editor Periodístico de PL

A pocas horas del comienzo del 2019, con alguna que otra burbuja de espumante dando vueltas por nuestras cabezas, comienzan los preparativos para la gran carrera, en donde competidores y competidoras, pelearán por el cetro, en las primeras elecciones de gobernadores regionales, del mes de octubre de 2020.

De esta manera, con estos comicios inéditos, eliminarán la figura de los actuales intendentes, quienes serán relevados por el Delegado Presidencial como representantes del Presidente de la República. En la misma fecha corresponderá, también, la elección de los Consejeros Regionales y Alcaldes. Una especie de ahorro financiero y mejor aprovechamiento del calendario electivo. Menos días, menos gastos generales.

Tal vez estén pensando que existen muchos meses por vivir para llegar a octubre del 2020. Es cierto, pero por ejemplo, algunos grupos políticos, tomaron lápiz y papel, para anotar los posibles candidatos para llenar las 16 boletas correspondientes a los gobernadores regionales.

Algunos analistas políticos piensan que es una prueba de fuego, porque estas elecciones se desarrollarán previa a la elección presidencial. Algo así como un “muestreo” de la influencia que pudieran generar los nuevos gobernadores, al convertirse en la primera autoridad regional.

Las primeras apuestas son con nombres y apellidos de mucho peso. Los que pueden ayudar a armar una grilla de partida, capaz de ganar la carrera de punta a punta e induzcan a la elección del próximo presidente de Chile. Una especie de simulacro pre-presidencial, si se me permite la licencia literaria.

La Región Metropolitana toma la delantera en la carrera por los gobernadores regionales, porque representa el 40 % de los votos a nivel nacional. Un número más que respetable para marcar tendencias con aires triunfalistas y que no produzcan luego fiascos electivos. Los que entran directo a los partidores son: Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes; Karla Rubilar, intendenta de la Región Metropolitana; Cathy Barriga, alcaldesa de Maipú y los ex ministros Francisco Vidal, Claudio Orrego, Máximo Pacheco y Marcos Barraza.

Al haber leído el párrafo anterior usted está barajando quienes pueden o quienes no deberían estar en esta lista, aún provisoria. Las encuestas son parte fundamental de la elección de estos nombres. Algunas apuntan a una mayor aprobación efectiva de la gente y otras, buscan una proyección de los apellidos con mayúsculas para alcanzar el primer lugar o lo que algunos denominan el “bastón de mando”. Los números mandan, cuando de estadísticas se escribe.

Las tentaciones son muchas. Los tanteos para que acepten el gran desafío ya comenzaron. Los principales responsables de los partidos, buscan la motivación para convencer a los “elegidos”.

En la UDI, corren con ventaja, por un lado, Joaquín Lavín, quien obtuvo un 48% en la encuesta CEP, posicionándose como el político con mejor evaluación; y, por el otro, Cathy Barriga. Si usted cree que hay nepotismo, puede tener razón. Pero en las carreras, los que llegan a la meta, dan la razón a quienes apuestan por ellos. Renovación Nacional, por su parte, confía en Karla Rubilar, aunque hay que convencerla.

La Democracia Cristiana apoyaría a Claudio Orrego. Por su parte, el Partido Socialista, miran con muy buenos ojos a Máximo Pacheco, quien también tiene aspiraciones presidenciales, según él mismo lo confesó.

El Partido Por la Democracia, tiene en Francisco Vidal, a un “eterno” candidato. El Partido Comunista se la juega con Marcos Barraza y Claudia Pascual.

Tal vez sea muy prematuro mencionar a los posibles contendientes de las inéditas elecciones para gobernadores regionales, cuando falta “tanto” para el desafío. Pero, en La Araucanía, la Democracia Cristiana, ya piensa en su hombre fuerte: Fuad Chahín, su actual presidente, quien ya manifestó su disposición. Eugenio Tuma, del Partido Por la Democracia, sería uno los contendientes de Chahín. Mientras que Renovación Nacional aspira al trono gubernamental, con Luis Mayol y Diego Paulsen.

En las regiones de Coquimbo y Valparaíso también se deslizan nombres importantes. Por ejemplo en la IV Región, aparece en el cuaderno borrador, pero subrayado con lápices de colores, Ricardo Cifuentes, por la Democracia Cristiana. Lucía Pinto, actual intendenta, corre con ventaja en la UDI y en en Partido Por la Democracia, Claudio Ibañez, estaría dispuesto a dar pelea.

Es cierto que en algunas regiones se pueden dar carreras parejeras y en otras con más contendientes; la lucha por el primer lugar, será más competitiva para llegar al disco, que dependerá del aliento y de los boletos que apuesten a ganador el público y los propios preparadores, léase los partidos políticos y los responsables de la difusión de su propaganda partidista.

En la Quinta Región, el Frente Amplio, pone sus boletos en tres diputados: Jorge Brito, Diego Ibañez y Camila Rojas. También tiene posibilidad el alcalde Jorge Sharp.

La UDI, por su parte, prepara sus mejores opciones: la exdiputada Andrea Molina, y las mediáticas alcaldesas de Olmué, Macarena Santelices y de Viña del Mar, Virginia Reginato. Los otros partidos todavía analizan, región por región, con quienes enfrentar una carrera que algunos ya piensan ganar de punta a punta, eligiendo a aquellos que corren de atrás, pero con aspiraciones de llegar a la meta primeros.

Algunos de los candidatos ya pisaron la arena y hasta el césped, en cualquier condición climática y se aprestan a dar batalla; y otros, están dispuestos a prepararse para el gran día de la carrera que, aunque parezca lejano -octubre de 2020- puede significar el gran premio de sus vidas, políticamente hablando.

Por: Hugo Medrano

Compartir en Google Plus