Diputado califica como de extrema gravedad actuar de Ministro de Agricultura

El diputado PS por el Distrito 25, Fidel Espinoza Sandoval, calificó como de extrema gravedad que el ministro de Agricultura, Antonio Walker, pernoctara en dependencias de la empresa Manuka días antes del juicio del mayor caso de maltrato animal en la historia de Chile, que terminó sin culpables, pues podría constituir un caso de tráfico de influencias.

Fue el propio Ministerio de Agricultura el que reconoció este hecho, tras una solicitud del parlamentario socialista a través de Transparencia. De acuerdo a la carta firmada por el jefe de gabinete del secretario de Estado, Matías Valenzuela, Walker alojó en la casa de huéspedes de Manuka, ubicada en la Hacienda Rupanco, la noche del 15 de noviembre de 2018, un día antes de la inauguración de la feria SagoFisur, lugar al que llegó en el vehículo del gerente general de la productora lechera, Cristian Swett. Todo ello sin registros en la Ley del Lobby.

Espinoza emplazó a Walker por su relación con la compañía neozelandesa, por cuanto ésta debe ser fiscalizada por organismos que dependen del Ministerio de Agricultura, como el Servicio Agrícola Ganadero y Conaf. Justamente esta última entidad pública, según el diputado, es la que aún no responde, incluso ya fuera de plazo, una carta enviada el 5 de diciembre de 2018 por presunto manejo ilegal de bosque nativo al interior de la Hacienda Rupanco, donde, además, se habría impedido el ingreso de personal de Conaf para fiscalizar.
“Estamos recabando antecedentes de si hubo o no intervención de funcionarios de Gobierno en el caso de que no se haya podido investigar a la lechera”, aseveró. “Es importante que frente a este caso se pronuncie el Presidente Sebastián Piñera y la Contraloría General de la República, ya que el ministro Walker burla nuestra legislación vigente y realiza actos que rayan en faltas a la probidad administrativa”, afirmó Espinoza. 
En cuanto a Manuka, el parlamentario indicó que la actual gerencia general hizo una “jugada maestra” de engaño con el apoyo de una red de protección, pues pidió disculpas pero no se hizo cargo de colaborar con la justicia chilena para que los responsables paguen, pese a que sabían quiénes eran y a que conocían el paradero de uno de los prófugos.
“Ellos armaron toda una estrategia de impunidad que debe avergonzar a las instituciones del país y más a su ministro de Agricultura, quien se ha reunido en varias oportunidades con la empresa previo al juicio y también en medio de acusaciones de tala ilegal de bosque nativo, la que debe ser fiscalizada por otro organismo dependiente del Minagri: Conaf”, concluyó Espinoza.

Fuente: Comunicaciones Dip. Espinoza

Compartir en Google Plus