El prohibido cementerio "La Huacha"

Por Manuel Ladino Curiqueo, escritor profesor de idioma, historia y cultura Mapuche, Tesoro Humano Vivo de Chile - UNESCO

En la turística comuna de Frutillar, limitando con la hermosa Purranque, existe un tradicional sector rural llamado La Huacha, muy cercano a la localidad de Casma, donde curiosa y afortunadamente residen tradicionales familias, descendientes de Mapuche, de colonos alemanes, españoles, entre otras ascendencias.

De igual forma curiosa e infortunadamente, existe un cementerio que data de siglos, el que guarda secretos, vivencias y una historia única e inclusiva, convirtiéndose en un patrimonio nacional, el cual actualmente se encuentra ¡PROHIBIDO!.

En el histórico cementerio de La Huacha, descansan antiguos "ñidzol" o "lonko", "machi" e integrantes de nuestro pueblo mapuche, como también pioneros colonos, llegados desde la lejana Alemania, asimismo, esforzados vecinos de origen español y chileno propiamente tal; que lucharon, en tiempos muy difíciles y distintos, por mantener sus culturas, historias y tradiciones vivas, las cuales, ahora en parte, se están revalorando, ya sea en el turismo, comidas, en la música, literatura y en lo más importante: la educación.

Sin embargo, en La Huacha, somos testigos de un BRUTAL ATROPELLO a la memoria, al pueblo Mapuche, a la identidad nacional y a la humanidad entera; somos espectadores y, algunos, cómplices del más grande desprecio y agresión a nuestros antepasados, al impedirse la realización de funerales en dicho camposanto, como también, de la prohibición por parte de particulares de "autorizar" el ingreso de los deudos, quienes tienen tajantemente prohibido el ingreso al cementerio, el cual actualmente, se encuentra rodeado de terrenos privados, sin contar con acceso alguno desde los caminos públicos.

Es primordial, preciso y justo que las autoridades escuchen el clamor de los vecinos y familiares, es necesario que gestionen el acceso al cementerio, dando cumplimiento así con la ley n.° 19.253, que OBLIGA al Estado a garantizar que los pueblos originarios realicen ceremonias en los cementerios; como también, cumplir con el tratado firmado y ratificado por Chile en la OIT, esto es el Convenio n° 169, donde se estipuló que el Estado de Chile es responsable de proteger los derechos y la integridad de su pueblo.

Asimismo, todos necesitamos que los PARTICULARES, de los cuales se incluyen actuales parlamentarios y políticos, que son dueños de los predios en cuestión, dejen de lado el dañino egoísmo, y la mezquindad, de las que solo se cosecha iniquidad y animadversión; que abran sus afanes a la buena voluntad y la concordia cívica, para que así todo Chile gane; ya que, al abrir el paso y el acceso libre al cementerio La Huacha, lo cual es un DERECHO, se haría justicia social, cultural, espiritual y humana para todos, incluyendo vivos y... fallecidos.