“La aprobación de la Ley Corta es fundamental y urgente”, calificó la directora de Aldeas Infantiles SOS

Como “urgente” calificó este lunes la directora nacional de Aldeas Infantiles SOS, Alejandra Riveros, la aprobación de la denominada “Ley Corta”, que permitiría aumentar en un 25% el monto de la subvención para los organismos colaboradores que administran residencias, y que hoy 8 de enero continua su discusión en la Comisión Especial de Infancia del Senado.

La abogada insistió en
“La necesidad de que dejemos de lado los cuestionamientos que son estériles y muchas veces desinformados”, enfatizando que “el gran desafío de la sociedad civil y el Estado, es consensuar estándares posibles de cumplir”.
Asimismo, Riveros –quien cumple un año a cargo de la dirección del organismo- destacó la iniciativa del Servicio Nacional de Menores respecto a terminar con los sistemas masivos de cuidado de niños y niñas, “porque no sirven”, y apuntar hacia programa pequeños, residenciales y de acogimiento familiar.

“El Estado se está dando cuenta de que este sistema es el óptimo para los niños y sus familias”, agregó, detallando que se trata de un modelo que se está comenzando a implementar tras el cierre del CREAD de Playa Ancha, en la V Región, y que implica el desarrollo de un modelo residencial de acogimiento familiar.
En la misma línea, la Directora de Abogacía y Estudios de Aldeas Infantiles SOS, Paulina Fernández, recalcó que la organización ha trabajado dicho modelo
“Desde siempre, y aunque estamos seguros de que es mucho más apropiado para los niños y niñas, también sabemos -por la experiencia- que es mucho más caro de implementar”.
“Por eso es tan importante que esta discusión respecto de la subvención, deje de ser solo política”, añadió, reiterando que “en ese sentido, la aprobación de la agenda corta sería fundamental para las más de 300 organizaciones que ejecutan más del 90% de toda la oferta en comparación a Sename y que, actualmente, reciben una subvención estatal muy inferior a la que se asigna a los centros de atención directa por cada niño atendido”.
Cierre de programas

En la instancia, también se abordó la fusión del programa de acogimiento de Aldeas Infantiles SOS de Chaimávida con la Aldea de Concepción, lo que conlleva el aumento de las duplas psicosociales y la redefinición del sistema de turno de las cuidadoras, que apuntará a disminuirlo a 8 horas. Dicha medida que
“Si bien encarece todo, es necesario para mantener un buen estándar de atención”, dijo Fernández, aclarando que el financiamiento de la entidad corresponde a un 70% de fondos internacionales y el 30% restante depende de la subvención del Estado y de las campañas y colectas locales.
En la misma línea, explicó,
"Se arrendaron tres casas sociales nuevas”, lo que sumará un total de 8 casas de acogidas, mencionando que “la decisión de fusionar ambas Aldeas se hace desde una perspectiva económica y buscando funcionar bajo el modelo más adecuado para entregar un mejor servicio a niños y niñas”.
Por su parte, el director del Programa de Acogimiento Familiar de Aldeas Infantiles de Concepción, Ulises Santander, agregó al respecto que
“Este proceso tiene que ver con la cantidad de recursos que el Estado le traspasa a Aldeas, por cada niño que atiende”. “Hay ahí un debate interesante porque debemos ser autosustentable, y eso pone presión y la necesidad de redefinir el trabajo que hacemos, poniendo énfasis en el trabajo preventivo para evitar que los niños deban ser separados de sus familias y poder trabajar en los territorios con estos objetivos”.
Caso Chaimávida

Además, Alejandra Riveros abordó la denuncia que, en agosto pasado, Aldeas Infantiles SOS de la región recibió contra un director de la residencia de Chaimávida, por presuntos abusos sexuales cometidos al interior del establecimiento hace más de 20 años.

“Si bien estos hechos no han sido probados porque la investigación está en curso, nosotros aplicamos nuestras políticas internacionales de protección. Fue un terremoto como organización, pero lo asumimos como corresponde, aplicando el rigor de las políticas y los procedimientos legales correspondientes”, dijo la directora, aludiendo a la separación del denunciado de sus funciones, y su posterior desvinculación.
“Hicimos la denuncia correspondiente, la fiscalía debe investigar y nuestro abogado corporativo está a disposición”, aseveró, mencionando que “nos llama la atención que la indagatoria no avanza mucho y nosotros somos los principales interesados en que esto se esclarezca”, continuó la abogada.
Y recalcó:
“Sabemos que se han presentado nuevos antecedentes, pero no los conocemos, la fiscalía los mantiene en reserva, sabemos que hay otra denuncia y que también corresponden a hechos del pasado y, aparentemente, otra víctima”.
Por último, Riveros se refirió a las medidas adoptadas tras la denuncia, especificando que
“Lo que hicimos fue contratar un perito externo para saber cuál es la situación de los niños hoy, y el resultado de esa investigación –que incluyó entrevistas grupales e individuales a los niños y a las cuidadoras- fue que no habría ninguna situación pesquisada en los niños que están hoy en la Aldea”.


Fuente: Agencia Léxico