Realización puertomontina gana festival de cortometrajes en Lebu

Certamen califica para los premios Oscar

Según lo informado a PL, el cortometraje “Abisal”, en la categoría Ficción Regional, obtuvo el máximo galardón anoche en la clausura de la 19° versión del Festival Internacional de Cortometrajes de Lebu, compitiendo con otras doce producciones de distintas ciudades de Chile. El premio adquiere especial relevancia por cuanto este festival fue nominado como calificador de filmes de corta duración que compiten por los premios Oscar , lo que implica que los ganadores de la competencia del 2019 serán visionados por un comité que selecciona y nomina a estos cortometrajes para postular a estos reconocidos premios que entrega la Academia de Artes y Ciencias cinematográficas de Estados Unidos .

Domingo Retamal, productor del cortometraje, manifestó la satisfacción del equipo al obtener este importante reconocimiento a nivel nacional,
  “anoche fue de mucha alegría, nos emocionamos muchísimo. Nosotros hacemos cine cuma, no disponemos de recursos de proyectos. Esta es una iniciativa comunitaria, colaborativa y autogestionada, que con toda la precariedad con la que trabajamos seis meses es ahora reconocida”.
El equipo está dirigido por Esteban Santana y el protagónico de Abisal es interpretado por Alfredo Castro, quien ya ganó el premio al mejor actor en la competencia binacional de Bariloche. El filme tiene una duración de 20 minutos y muestra el mundo de los desplazados, todo aquello que la sociedad no quiere ver porque le incomoda, apuntó Retamal.

Destacó el productor que la idea del guión nace de Nino Morales al alero del colectivo de poetas puertomontino “Orgasmar” y busca rescatar un arquetipo invisibilizado por la sociedad moderna.
  “Abisal es la zona mas profunda del mar. Es un juego de palabras, una metáfora que habla de quienes están al margen, el “lado B” de un ciudad puerto, que está desapareciendo”. El escenario es el casco histórico de Puerto Montt, donde también habita el que está fuera, los desplazados, que no es “la gente normal”. La apuesta se replica desde la cámara que va descendiendo desde los cerros hacia el mar y que culmina en el bar que también se llama “El Abisal”, donde se reúnen todos estos personajes outsider” .
El formato de cortometraje permite mayor libertad creativa, punto en que precisamente hace énfasis Paulina Schaeffer, Directora de Ceca, uno de los auspiciadores de esta producción local, manifestando que
“la creación de calidad demuestra permanentemente que no se puede normar, no se puede adaptar a concursos ni reglas, ni modas. Cuando una idea es potente artísticamente -agrega-la mayor parte del tiempo no encaja en los discursos de su espacio social. Hay que apostar por el arte y apostar por la creación como un acto de fe, parafraseando al célebre Jonas Mekas , padre del cine underground, : “lo que necesitamos son soñadores, aunque fracasen”. Felizmente, esta vez, triunfaron!

Enviado a PL por:
Cristina Valderas V.