El rol de las Vacunas y la prevención del Cáncer

Por el Doctor Daniel Núñez Bellet, Director Hospital Base San José Osorno.

A mediados del siglo XX, la expectativa de vida en Chile no superaba los 60 años. Hoy día está en alrededor de 80. Hay dos hechos que influyen de manera significativa en este cambio. El agua potable y las vacunas. Las vacunas son una de las intervenciones más costo-efectivas y equitativas en salud.

El hecho de que nuestra expectativa de vida haya aumentado, nos hace enfrentarnos a situaciones que estamos conociendo, como la posibilidad de desarrollar cánceres a medida que envejecemos. En la actualidad el cáncer está ocupando el segundo lugar entre las causas de fallecimiento en nuestra población y probablemente de aquí a un par de años ocupe el primer lugar, superando a las enfermedades cardiovasculares. En nuestro país ya hay cinco regiones en que el cáncer es la primera causa de muerte y una de ellas es la nuestra.

Hace poco participamos en Valparaíso de la Jornada de Difusión e Implementación del Plan Nacional de Cáncer y allí quedó claramente definido que el enfrentamiento de esta patología es prioritario para el gobierno y que los adultos y niños que sufran estas patologías deben ser tratados de la mejor manera no importando en qué lugar de Chile vivan.

En nuestra Macroregión, red de salud que abarca desde Araucanía sur hasta Punta Arenas, hay polos de desarrollo en Oncología (cáncer). Estos están en Araucanía, Valdivia y Puerto Montt. En esas ciudades se realiza exámenes más especializados, tratamientos como Radioterapia, trasplante de médula entre otros. En esas áreas no nos corresponde, al menos por ahora, a nosotros potenciarnos. Somos una red que funciona bien en ese sentido y las derivaciones son expeditas.

En Osorno hay especialistas y se realiza cirugía de variados tipos de cánceres, quimioterapias y tratamientos medicamentosos complejos, pero debemos derivar para algunos exámenes y tratamientos a estos centros de referencia. Debemos entonces fortalecernos en algunas áreas que son importantes y que son la promoción y prevención, o sea tratar de evitar que se produzca el cáncer y si se produce, diagnosticarlo precozmente para un mejor resultado en el tratamiento y pronostico. Y otro aspecto a considerar son los tratamientos paliativos y el manejo del dolor. Tener un paciente en las mejores condiciones posibles y sin dolor para que é y su familia estén tranquilos y apoyados.

Dentro de la prevención están los hábitos de vida saludable. Evitar la obesidad, el alcoholismo, el tabaquismo y la vida sedentaria. También realizar exámenes médicos preventivos a nuestra población (EMP) que incluyan papanicolau, mamografías, colonoscopías cuando corresponda. Pero además un aspecto que cobra importancia es el evitar algunas infecciones. Es ahí donde cumplen un rol fundamental las vacunas. Además de protegernos contra una variada gama de infecciones que las generaciones nuevas no conocen y creen que no existen como la tuberculosis, poliomielitis, sarampión, tétanos, coqueluche, difteria y que cada cierto rebrotan al haber susceptibles, hay dos vacunas que nos protegen del cáncer. Una es la vacuna contra la Hepatitis B. Esta enfermedad es en un porcentaje importante precursora del hepatocarcinoma o cáncer de hígado y cirrosis y la otra es la vacuna contra el Virus Papiloma Humano (VPH) precursor del cáncer cervicouterino.

La vacuna de la Hepatitis B la reciben actualmente los lactantes a partir de los dos meses de edad, pero a partir de este año la recibirán desde el nacimiento. Las mujeres infectadas con virus de Hepatitis B pueden transmitírsela a sus hijos y la prevención de su contagio desde el nacimiento es fundamental. La otra es la vacuna del VPH que en nuestro país reciben las niñas en 4° y 5° básico y que a partir de este año recibirán también los varones. La infección por VPH es condición para desarrollar cáncer cérvico uterino, del cual mueren por lo menos dos mujeres al día en nuestro país y además a edad relativamente joven. La vacuna al hombre viene a apoyar esta medida preventiva ya que el hombre actúa como transmisor de esta infección y además puede sufrir de cánceres debido a ella.

Por esta razón es fundamental que toda la población tome conciencia de estos hechos, cuide su salud, cumpla con los calendarios de inmunizaciones y con las campañas como la de la Influenza que esta pronta a iniciarse, confíe en las autoridades de salud y no se deje influenciar por seudocientíficos que rayan en la charlatanería con comentarios que como ha declarado la OMS está entre los peligros para la salud en los próximos años.


Información enviada a PL por: Marcos Lavado