5 claves para alimentarse en invierno

5 claves para alimentarse en invierno
María José Jara, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Mayor,  aconseja cómo alimentarse mejor para conservar el calor corporal, sin acumular sobrepeso.

Ante las bajas temperaturas pronosticadas para todo el país, la académica de la Universidad Mayor, María José Jara, aconseja qué alimentos ayudan a conservar el calor corporal, pero sin acumular sobrepeso. Evitar grasas saturadas y preferir alimentos ricos en vitaminas para enfrentar mejor los resfríos, son algunos de los tips entregados por la profesional.

Lluvias, frío y hasta tornados vaticinaban un invierno que desde la semana pasada ya está totalmente instalado en todo el país, con temperaturas que, este fin de semana, fluctuarán entre los -2° y los 15° grados. Una estación que también trae consigo cambios en la alimentación, siendo habituales en la mesa de invierno las cazuelas, sopas, porotos, café, té y mate. Sin embargo, ¿todos son igual de efectivos y saludables para hacer frente al frío? ¿Es verdadera la creencia popular de que algunos incluso evitan resfríos?

-------------------------------------------
¿Viste esta nota?↓
Cuerpo adolescente: conoce las señales de los trastornos corporales
https://www.paislobo.cl/2019/06/trastornos-corporales-en-adolescentes.html
-------------------------------------------

Ante esto, la académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Mayor, María José Jara entrega cinco claves alimenticias, además de despejar mitos en torno a cómo comer en invierno.

1. Cantidad no es calidad
“La creencia de que debemos comer más para entregar más calorías al cuerpo es un mito y solo nos hace engordar. Es más, los alimentos altos en grasas, como una cazuela de osobuco o las sopaipillas, requieren de un mayor flujo sanguíneo hacia el estómago para ser digeridos, por lo que la sensación de calor será sólo momentánea y luego volverá el frío gracias a la redistribución sanguínea requerida por la digestión”, asegura.
2. Sopas, legumbres y pescados

En lugar de preferir alimentos altos en grasas, la nutricionista recomienda una dieta caliente y rica en nutrientes, partiendo por
“Las sopas, las cuales son un alimento básico y que ayuda al organismo a mantener la temperatura corporal o recuperarla. A estas se les pueden incorporar verduras y legumbres para aportar nutrientes esenciales”. Jara también pone atención en complementar esta dieta con productos del mar, puesto que contienen “ácidos grasos omega 3, los cuales son esenciales y que el organismo no puede fabricar. Su aporte está en la modulación del sistema inmune, la prevención de inflamaciones, además de enormes beneficios para la respuesta del cuerpo frente al estrés. Los podemos encontrar en pescados, aceites de canola, la soya, en semillas de chía y nueces”.
3. No pasarse con los carbohidratos

La nutricionista también advierte que las preparaciones altas en hidratos de carbono, como las pastas o el arroz, ayudan a combatir el frío
“Porque aportan energía de disponibilidad rápida”. Sin embargo, “debemos tener cuidado con consumirlos en exceso ya que contribuyen al aumento de peso”.
4. La vitamina C y los resfríos: no los evita, pero sí ayuda a sobrellevarlos

Así como las sopas de mariscos ayudan a quitar la resaca, está la creencia popular de que también algunos alimentos ahuyentan a los resfríos. Sin embargo, Jara señala que
“Si bien una alimentación saludable no funciona como un escudo protector contra virus y bacterias, sí existen algunos alimentos con propiedades nutricionales que tienen mucho que aportar al sistema inmune y que nos fortalecen para hacer frente de mejor manera a las enfermedades de invierno”. 
Parte de estas ideas se han centrado en las propiedades de la vitamina C, pero la académica aclara que
“No es así, ya que la principal función de esta vitamina es su calidad de antioxidante, lo que le permite ser un buen aliado a la hora de enfrentar enfermedades de tipo invernal, ayudando a sobrellevarlas. Esta vitamina está presente en cítricos como naranjas y limones, además de frutas como piñas, kiwis y frutillas”.
5. No deshidratarse

Por último, la nutricionista hace un llamado a no descuidar nuestra hidratación a pesar del frío.
“Cuando hace frío, uno tiende a consumir menos agua, pero la recomendación apunta a consumir infusiones, té, café y otros productos, con tal de mantenerse correctamente hidratado en días de bajas temperaturas”.

Fuente de la información: Diego Quevedo