Conducta negligente de Essal: consecuencias para la salud de las personas

Por el Dr. Franco Lotito C. – www.aurigaservicios.cl - Académico, escritor e investigador (PUC-UACh)

Los directivos de Essal han hablado de “errores humanos”, de “omisiones de procedimiento” –tal como el cierre de una válvula–, al seguir un protocolo por parte de sus trabajadores.

Pregunta: ¿estarían estos trabajadores jugando y “metidos” en sus celulares, en sus Instagram o en sus Facebook, en lugar de estar atentos a la realización de su trabajo?

Hasta ahora, sin embargo, estos mismos directivos –ante una emergencia sanitaria de grandes proporciones y sin precedentes en todo Chile–, han sido incapaces de reconocer actos que tienen un carácter de clara negligencia cuasi criminal en su comportamiento como empresa, ya que en lugar de alertar de inmediato a la población y a las autoridades competentes, optaron por ocultar por casi 24 horas información relevante y de alto impacto, permitiendo que, en el intertanto, la población de toda una ciudad continuara consumiendo agua contaminada, así como también ingiriendo decenas de productos que fueron elaborados con agua contaminada con petróleo. El petróleo –para que lo tengamos muy claro–, es un elemento altamente peligroso para la salud humana.

-------------------------------------------
Servimaq
⚠¿Viste esta nota?⬇
Fiscal detalla peritajes realizados por corte de agua en Osorno
https://www.paislobo.cl/2019/07/fiscal-detalla-peritajes-realizados-por.html
-------------------------------------------

Diversos estudios y seguimientos que ha hecho la Organización sin fines de lucro, Hesperian Health Guide, así como estudios de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) acerca de los efectos de la exposición humana al petróleo y al consumo de agua contaminada con petróleo, consignan una serie de efectos negativos, especialmente, en la población más vulnerable: dolores de cabeza, infecciones en los oídos y ojos, visión borrosa, infecciones de pulmones y garganta, vómitos y convulsiones, problemas digestivos, daños al hígado y a los riñones, problemas en la piel y cuero cabelludo (sarpullido, irritaciones), etc. No está de más decir, que cuando la exposición es de más largo plazo puede generar, incluso, cáncer, coma y daño cerebral. Esto por un lado.

Por otra parte, cuando cientos de miles de personas ven interrumpido su suministro normal de agua potable y sin contaminar, durante mucho tiempo –en Osorno son casi 50 mil los hogares sin suministro de agua potable–, ello implica la imposibilidad de mantener el aseo personal diario, no disponer de agua suficiente para la descarga de los baños, dificultad para lavarse las manos apropiadamente después de hacer las necesidades, imposibilidad de preparar alimentos, lavar frutas y verduras de manera segura, imposibilidad de seguir las instrucciones de las autoridades de salud de lavarse las manos a menudo para evitar contagiarse con los virus responsable de los resfríos, etc., todo ello es tierra fértil, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la transmisión de enfermedades como el cólera, resfríos, diarreas, disentería, hepatitis A, fiebre tifoidea, etc.

Se debe entender claramente, que aquí no se trata de “exagerar” las consecuencias de no disponer de un servicio crucial como el agua potable –que es pagado religiosamente todos los meses por los usuarios y clientes–, sino que es para poner una voz de alerta, de forma tal, que la población y las autoridades de salud responsables estén muy atentas, si comienzan a aparecer en Osorno casos vinculados a los efectos de la exposición a agua contaminada con petróleo, así como también a la falta de suministro de agua potable y agua corriente, como los que señalan la organización Hesperian, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Organización Mundial de la Salud.