La tecnología al servicio del adulto mayor

Claudio Torres, Regional Manager de D-Link.
Por Claudio Torres, Regional Manager de D-Link.

En Chile el 16,2% de los habitantes del país son adultos mayores, superando los 2 millones 800 mil personas y de ellas quienes cuentan con más 80 años aumentaron significativamente respecto a mediciones anteriores, de acuerdo al último CENSO. Bajo este escenario, las diferentes tecnologías se están adaptando a las nuevas necesidades y los desafíos que se presentan frente al envejecimiento de la población.

Ante dicha realidad, ¿Quién no se ha preocupado de sus padres cuando han realizado algún viaje? o ¿cuántos abuelos no han sufrido un accidente en casa encontrándose solos? El 75% de las caídas de personas de los adultos mayores se producen en el hogar y las medidas preventivas son esenciales para evitar estos incidentes, que en edades avanzadas pueden resultar muy peligrosos.

Otro indicador que permite considerar el uso de tecnología es el alza en los índices de delincuencia que hay en Chile, que ha incrementado el uso de sistemas de monitoreo que permitan saber qué ocurre en sus hogares, tanto si tocan el timbre para ver si hay gente en el hogar o si ingresan de manera violenta.

Los dispositivos que ofrece el mercado hoy, en especial la de las Cámaras IP, permiten que los hijos y nietos mantengan contacto con sus padres y abuelos de manera más fácil y rápida. Son muchos los adultos mayores que viven solos o al cuidado de otros y para quienes intentan mantener el contacto con ellos y saber cómo están en su día a día, estos productos resultan la solución perfecta. Si bien estas tecnologías no son nuevas y en cierto sentido se le da el mismo uso que a aquellas destinadas para el cuidado de los niños, se han vuelto un bien fundamental para el cuidado de los adultos mayores de nuestro país.

Finalmente podemos decir que las tecnologías se tienen que poner al servicio de la tercera edad, su finalidad es facilitar la vida de las personas, sin dejar a las generaciones de adultos mayores, quienes necesitan estar cada vez más integrados a la comunidad, ya que en las últimas décadas han aumentado en proporción al resto de la población.



Fuente de la información: Florencia Moya - e-press