Menos burocracia, más inteligencia

Rodrigo Álvarez
Por Rodrigo Álvarez, Senior Sales Engineer de Sovos.

Hace unas semanas el gobierno anunció el despacho al Congreso del proyecto de Ley de Firma Electrónica Avanzada, la que tendrá como propósito agilizar los trámites de autenticación de diversas operaciones comerciales y legales desde cualquier parte del mundo.

Esta medida va de la mano de la Agenda de Modernización del Estado y la transformación digital, iniciativas que están cambiando la imagen de nuestro país, dejando atrás los múltiples papeleos que se debían hacer para obtener una validación oficial ante un determinado trámite.

En esta línea, a principios de este mes, el Servicio de Impuestos Internos confirmó un nuevo cambio en su regulación permitiendo que la guía de despacho pueda ser física o digital para todo el transporte de bienes muebles, dando a las empresas una posibilidad de transformar los procesos de recepción y entrega de mercaderías en un proceso 100% digital. Esto abre la posibilidad de eliminar cualquier medio físico a la hora de realizar transacciones comerciales en Chile.

Estas iniciativas no hacen más que apostar por un Estado inteligente y acorde a nuestros tiempos, entregando inmediatez y facilidades a los ciudadanos, simplificando así la burocracia. Este cambio permite posicionar a nuestro aparato público como uno de los más eficientes de la región.

Sin embargo, si bien se ha avanzado en la materia, es fundamental “no sacar el pie del acelerador”, ya que hoy la cultura digital es el gran desafío que se presenta en el horizonte. Lograr que las personas dialoguen con las distintas tecnologías de forma rápida y flexible es el verdadero capital de esta revolución tecnológica.



Fuente de la información: Michael Nawrath Smith -e-press