Body cams y fiscalización

Samuel Ramírez
Por Samuel Ramírez, Business Development Director de Hikvision Chile.

A raíz del informe de Human Rights Watch, en el cual se constata que Carabineros utilizó la fuerza de manera excesiva y se sugiere que es necesario impulsar un cambio profundo en los protocolos de acción de la institución, es necesario que, desde ahora en adelante, se comiencen a tomar medidas urgentes para garantizar y vigilar el actuar de los funcionarios en terreno.

Enmarcándonos en un siglo donde la tecnología se ha transformado en un gran aliado para desempeñar diversas funciones, no es de esperarse que, para el tema de fiscalización de labores, ésta podría surgir como “la gran carta” por medio de las body cams. Éstas, al ser instaladas en los uniformes de los funcionarios, permitirían contar con un registro del entorno. Y, una gran característica que poseen este tipo de cámaras -en comparación a las GoPro que utiliza actualmente Carabineros-, es su capacidad de registrar y transmitir en tiempo real 4G lo que está sucediendo por medio de videos con audio.

Con esta herramienta, no sólo se evitaría que se retiren las tarjetas de memoria para perder u ocultar la información, sino que también por medio del GPS que viene integrado, se podrían consultar y asociar grabaciones de forma inalámbrica considerando la ubicación de los activos policiales durante sus horarios laborales.

Usar la tecnología como medio de prueba frente a procesos judiciales sería un gran beneficio para todos, ya que ésta no solo permitiría fiscalizar el comportamiento de Carabineros en las manifestaciones, comisarías y lugares de detención, entre otros, sino que también esta medida permitiría apoyar la creación de este nuevo Chile donde se resguarde y garantice la seguridad.

¿Qué estamos esperando para empezar a tomar cartas en el asunto?


Fuente de la información: Florencia Gillmore Rickenberg - e-press