Hoy esta familia rugbier lamenta profundamente la partida de alguien muy especial

Hoy esta familia rugbier lamenta profundamente la partida de alguien muy especial
Por: Lobas Osorno Rugby Club

Juan Horacio Carrasco era un hombre reconocido, querido y respetado en nuestra ciudad de Osorno. Enamorado del emprendimiento, la innovación, las comunicaciones y sin duda de su gente; personas a quienes representó en distintos cargos a los largo de su vida, no dudó en trabajar, ayudar y aportar en distintos ámbitos de nuestra sociedad.

Hoy queremos homenajearlo contando su historia con nuestro club, para que quede en el recuerdo de todos y todas quienes forman y formarán parte de esta familia rugbier. Una familia que hoy lamenta profundamente su partida.

Cuando le contamos que tendríamos un equipo de rugby femenino en Osorno, se sorprendió de que un grupo de mujeres quisiera incursionar en un deporte tan rudo y de contacto como el Rugby, que además es tradicionalmente jugado por varones. Habló con conocimiento de causa respecto de los riesgos y de los obstáculos que tendríamos que afrontar en el camino pues recordaba cuando él mismo probó el deporte por el año 1994 y jugó representando a Osorno, formando como pilar. Según recuerda nuestro coach, Elías Butte, don Horacio fue desde siempre un caballero, buen amigo y por sobre todo una gran persona. Más tarde, al darse cuenta que estábamos listas y dispuestas para el desafío, él mismo no dudó en hacerse parte y así es como se convirtió en el primer sponsor que Lobas Osorno Rugby Club haya tenido. Fue don Horacio Carrasco el primero en creer e invertir en nuestro sueño.

Llevamos el logo de su empresa en el brazo de nuestro primer juego de camisetas y cuando nos aventuramos a organizar nuestro primer torneo, el Patagonia 2018, don Horacio estuvo en cada paso, aportando recursos, orientandonos con quién debíamos hablar o cómo podíamos conseguir lo que necesitábamos y cuando llegó el gran día, a las 8 de la mañana, con temperaturas cerca de los 0°C, lluvias constantes y viento revuelto, fue de los primeros en llegar a la Villa Olímpica, en quedarse y ayudar con sus propias manos en cuando necesitáramos. Así era él y quien lo haya conocido podría dar fe de aquello.

Estamos tristes por esta noticia tan inesperada. Don Juan Horacio Carrasco nos ha dejado. Queremos expresar nuestras condolencias y el más sentido pésame a su familia y amigos. Juan Horacio Carrasco fue un gran hombre y será recordado como tal. Contamos nuestra historia para poder volver a ella cuando necesitemos recordar quienes somos; la historia de nuestra familia rugbier.

Fuente de la información: Lobas Osorno Rugby Club