Auditoría revela irregularidades en gestión de Capredena de Punta Arenas

Auditoría revela irregularidades en gestión de Capredena de Punta Arenas
La fiscalización de la Contraloría detectó faltas a la probidad y conflictos de interés en contrataciones aprobadas por la agente regional, por lo que se instruyó un sumario.

Falencias en la gestión administrativa y faltas a la probidad de su agente regional reveló la Contraloría Regional de Magallanes, tras una fiscalización a la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (Capredena) de Punta Arenas.

De acuerdo al informe N° 471, de 2019, que da cuenta de la auditoría sobre el control administrativo de la Agencia Regional de Capredena entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2018, la entidad presentó una serie de debilidades, como concentración de funciones, falta de revisión y aprobación de conciliaciones bancarias, y bienes sin identificación, entre otros aspectos.

También se detectaron faltas a la probidad de parte de la agente regional, entre ellas, montos rendidos por traslados, los que a juicio de la Contraloría “resultan desproporcionados en comparación con los valores que cobras las líneas de radiotaxi por los recorridos realizados”. En este ítem, se determinaron diferencias de hasta un 400%.



Otro hecho cuestionado por la fiscalización indica que la mencionada jefatura contrató a honorarios a la abuela de sus hijos, en un proceso que fue convenido, pagado y aprobado por la propia autoridad, con el objetivo de realizar trabajos en la vivienda fiscal de la cual hace uso. Junto con ello, la CGR señaló que no hay documentación que evidencie que esas labores se hayan efectuado.

Se suma además, el conflicto de interés que se determinó en las gestiones llevadas a cabo por la titular de dicha repartición para contactar y contratar a la empresa Sersotec SpA, que es propiedad de su hermano.

Asimismo, la CGR también verificó marcación horaria diferenciada en el servicio. Esto implica que todos los funcionarios utilizan reloj biométrico, a excepción de la agente regional y quien subroga dicho cargo, quienes utilizan un libro de registro. Ante esta observación, la Contraloría advirtió la necesidad de que el servicio utilice sólo una modalidad.

Por todas estas irregularidades, la Contraloría inició un sumario administrativo.

Fuente de la información: Controloría General de la República