Fobia social: un trastorno que puede ser la causa del consumo de alcohol en muchos jóvenes

Fobia social: un trastorno que puede ser la causa del consumo de alcohol en muchos jóvenes
Dr. Franco Lotito C. – www.aurigaservicios.cl - Académico, escritor e investigados (PUC-UACh)

“Nuestra mayor debilidad radica en darse por vencido. La forma más segura de tener éxito, es intentarlo una vez más” (Thomas Alva Edison, inventor y empresario norteamericano).



Cuando una persona sufre de timidez y fobia social, siempre existe la posibilidad de que el sujeto recurra al consumo de alcohol y de tranquilizantes, con la finalidad de disminuir la angustia y la ansiedad que experimenta, como si estos fueran verdaderos ansiolíticos que les permitirán enfrentar una realidad que dificulta y le hace difícil la existencia a la persona.

El abuso de diversas sustancias y de alcohol en personas que son más vulnerables que otras, abre las puertas de par en par a una posible adicción, por cuanto, esta conducta suele presentarse en los adolescentes que buscan “acortar” la distancia social –producto de su timidez y fobia social– con un vaso de alcohol en las manos, ya que el alcohol actúa en ellos como un desinhibidor, es decir, logra que la persona se comporte de forma espontánea y desenvuelta, disminuyendo, al mismo tiempo, su angustia, mejorando el ánimo –por lo menos por algunas horas–, e incluso, puede aminorar la sensación de vergüenza, el temor al ridículo y la ansiedad de exposición. Sin embargo, el peligro de consumir alcohol u otras sustancias para enfrentar situaciones sociales temidas, es que estas personas no dudarán en aumentar la dosis hasta lograr el efecto ansiolítico que andan buscando.

La razón del consumo de alcohol es muy simple de entender: estas personas experimentan un exagerado temor y ansiedad a exponerse ante la mirada del otro, les angustia la posibilidad de someterse a la crítica o a la burla de la gente y ser ridiculizados por aquellos que los rodean en ese momento. Estas son algunas de las razones por las cuales, estas personas evitan los eventos con asistencia de mucha gente, e incluso las cenas o encuentros con amigos, porque el sólo hecho de pensar en acudir a estos eventos les genera una dolorosa angustia.



Las personas que han sido descritas más arriba, sufren de un trastorno que se conoce como “trastorno de ansiedad social” o “fobia social” que va más allá de la timidez, por cuanto, quienes sufren este trastorno, experimentan síntomas de ansiedad y miedo en ciertas –o en todas– las situaciones sociales, tales como cuando tienen que asistir a una entrevista laboral, quieren salir en una cita con alguien que les gusta, cuando tienen que responder a una pregunta que les hace el profesor en clases. Incluso, el hecho de hacer cosas muy simples como comer o beber ante otras personas o tener que usar un baño público, les puede causar mucha ansiedad o temor. Estos son algunos de los elementos que señala el psiquiatra Jorge Mahaluf en su libro “¡Atrévase! Reconozca y venza desde la timidez hasta la fobia social”. Por lo tanto, el peor pecado –o error, si usted quiere– que una persona puede cometer, es haber sido presa de la angustia y del miedo, y no haberse atrevido a disfrutar de la vida y de pasarlo bien.

Ahora bien, por las características que distinguen a este trastorno, esta es una enfermedad que se diagnostica muy poco. A raíz de lo anterior, existe un grupo considerable de personas que nunca recibe un tratamiento adecuado, en función de lo cual, comienzan a desarrollar algunas estrategias poco adecuadas para controlar y paliar los síntomas angustiosos de su trastorno, tales como: ansiedad, rubor, sudoración exagerada, temblores incontrolables, náuseas e incluso taquicardia, cuando deben enfrentar situaciones de tipo fóbicas.

Algunos de los síntomas más comunes asociados a la fobia social que señala el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) de Estados Unidos, son los siguientes:


  1. Enrojecer súbitamente y sin poder controlarlo, condición llamada también eritrofobia, es decir, el miedo a ponerse “rojo como un tomate”, lo que hace que la ansiedad aumente en la persona y provoque un rubor aún mayor.
  2. Experimentar sudoración, temblores, o sentir que el corazón les late muy rápido o que su “mente se pone en blanco” y que no le sale ni una palabra o frase que sea coherente.
  3. Sentir síntomas físicos de ansiedad, como náuseas o malestar estomacal, especialmente, cuando la persona tiene que dar un discurso, tiene que bailar en forma pública o participar en una actividad deportiva.
  4. Tendencia a ponerse muy rígido, hacer poco contacto visual con el otro o hablar con una voz muy baja.
  5. Sentirse asustado por estar con personas que no conoce y experimentar una gran dificultad de hablar con ellas, no obstante el fuerte deseo de querer hacerlo.
  6. Sentirse avergonzados, inútiles y torpes frente a otras personas.
  7. Sentir temor intenso y persistente ante el hecho de ser observado y de que otras personas lo juzguen, lo humillen, que lo critiquen o que lo rechacen.
  8. Tendencia a evitar lugares donde se juntan muchas personas.


Si usted ha sentido algunos de estos síntomas por lo menos durante unos seis meses, y estos sentimientos y emociones le dificultan las tareas más cotidianas, tales como hablar con otros en el trabajo, en la escuela o en la universidad, es posible que usted esté experimentando el trastorno de ansiedad social o fobia social, y representa un trastorno de salud mental.

Cuando uno examina las cifras relacionadas con este trastorno, no deja de sorprender y de llamar la atención lo altas que éstas pueden llegar a ser. Se ha establecido que entre el 7% y el 11% de la población general padece de fobia social, donde el 90% de los casos de este trastorno se presenta antes de los 25 años de edad. Estos jóvenes suelen ser inseguros, tímidos, poco ocurrentes, en función de lo cual, para ellos el alcohol funciona como una pócima mágica que les devuelve el aplomo y la seguridad en sí mismos que tanto anhelan.

Se ha detectado que entre el 15% y el 25% de las personas con fobia social presenta dependencia al alcohol, en tanto que alrededor de un 20% de los alcohólicos presenta rasgos relacionados con la timidez patológica, es decir, sentir angustia de enfrentar situaciones públicas, condición que conduce a las personas a experimentar sudoración, ansiedad incontrolable, taquicardia y otros síntomas.

Digamos, finalmente, que el trastorno de ansiedad social no tiene por qué razón frenar o detener a una persona en su deseo de desarrollar y alcanzar su máximo potencial, por cuanto, un tratamiento adecuado puede ayudar a la persona a superar sus síntomas y liberarlo de sus miedos, ansiedades y dificultades, así como también, de estar consumiendo sustancias intoxicantes, ya sea que hablemos de alcohol, estimulantes, cocaína, tranquilizantes, etc.

Sin el tratamiento adecuado, el trastorno de ansiedad social puede durar muchos años o permanecer toda la vida, impidiendo por esta vía, que la persona alcance su máximo potencial.

Más del Dr. Lotito clic aquí.

Encuentra a Paislobo Podcast en:
Apple Podcasts
Spotify
iHeart
Google Podcasts
Deezer