El reconocimiento de un niño, el premio para el héroe que salvó una vida

El reconocimiento de un niño, el premio para el héroe que salvó una vida
Por Hugo Medrano, Editor Periodístico de Paislobo Prensa.

Un hecho ocurrido este sábado 8 de febrero, en horas del mediodía, en el sector de Playa Centinela, en donde un joven de 25 años, fue rescatado con vida de las aguas del Lago Llanquihue, que publicamos en PL titulado "Carabineros salvan a bañista que se ahogaba en el lago Llanquihue", generó confusión sobre lo que realmente sucedió y algún comentario desubicado, que aclararé contando la historia con los reales protagonistas, con el reconocimiento al verdadero héroe y a la pregunta de un niño, que fue testigo de lo sucedido.

Para los que no tuvieron oportunidad de leer lo sucedido, aquí está el enlace. De esta manera podrán comprender esta publicación.

Muchas veces los aplausos, el reconocimiento, los espacios en los medios de comunicación y la gratitud, se lo llevan otros y no el verdadero héroe de esta historia con final feliz.

En realidad esta historia tiene más de un final feliz. Por un lado, el de Yordan Joel Olavarría Ortega, que fue rescatado de las aguas del lago Llanquihue; Quien ahora podrá afirmar que volvió a nacer, gracias al arrojo y valentía de Álvaro Crot, su salvador.

El otro, el reconocimiento de un niño, quien con la palabra: ​Gracias, ​convirtió en mucho más que un reconocimiento, para Álvaro Crot, joven kinesiólogo de Puerto Octay, que ante la situación de peligro fue al rescate de una persona que se ahogaba, a quien no conocía, sin importar las consecuencias que ello podría derivar. Lo salvó. Lo llevó, con mucho esfuerzo hacia la costa, donde luego dos hombres, carabineros que estaban en su día de descanso, ayudaron para llevarlo hasta la playa, en donde el mismísimo Álvaro, comenzó a darle los primeros auxilios de reanimación, actividad que conoce a la perfección, por su condición de kinesiólogo.





La misión que encaró Álvaro, al lanzarse a las aguas del lago Llanquihue, se cumplió. Yordan fue salvado. Los “laureles” se lo llevaron otros, hasta este momento, por declaraciones que PL publicó y que ahora aclaro, como un reconocimiento a la loable acción de un joven que al ver a otro joven en peligro, fue en su ayuda.

La pregunta de un niño hizo el resto, lo que quiero rescatar.

Luego de salvar a Yordan, un niño se acercó y le hizo la siguiente pregunta a Álvaro.

-¿Usted lo salvó?
-Sí-contestó Álvaro.
-¡Gracias!- dijo el niño con una sonrisa.

El verdadero héroe de este suceso, obtuvo su reconocimiento, como el mismo Álvaro dijo en charla telefónica con PL y sin querer más espacio en los medios de comunicación, se sintió pagado con el gesto de ese niño y ese premio, también lo llevará por el resto de sus días.

Charlando con Álvaro vía telefónica con PL dijo que ese era su verdadero premio y que él no se siente héroe, sino una persona que espera que otra persona, si él estuviese en la misma situación que Yordan, vaya en su ayuda. Mucho más que una cadena de favores. Y de “yapa”, como a la antigua, el premio de un niño que le dio las Gracias por lo que había hecho.

Por eso respetamos la decisión de Álvaro de no querer más publicidad ni aparición en los medios.

Sobre uno de los comentarios

A raíz de la nota, tuvimos un comentario, que ahora publico.

"Sres. Acabo de ver la noticia de una persona que se ahogaba en playa centinela de Puerto Octay, donde reportan que dos pacos de civil se metieron al agua a salvar al joven. Yo no sé si están coludidos con los pacos y son de la misma clase o los periodistas que que tienen valen callampa, porque a esa persona la salvó un joven de la misma comuna y los pacos que ustedes informan y ese teniente que sale declarando, son para variar unos mentirosos. Donde pueda los voy a funar por ser un medio poco confiable. HDP".

Cómo habrán leído, se nos descalifica con insultos que rayan con lo soez sobre nuestras progenitoras, sin saber que en el staff de PL hay madres, padres, hijas, hijos y familias, quienes leen los textos que publicamos y, por consiguiente, los comentarios.

Que nos critiquen es válido porque eso significa que nos leen. Por eso agradecemos las críticas y comentarios que marcan errores, porque gracias a ellos crecemos, tanto como personas como profesionales. Lo que nos parece innecesario, reitero, es la forma de descalificar con adjetivos tan lejanos a la realidad, que nos provoca cierta incomodidad social que no solamente tiene que ver con la retórica, el uso correcto del lenguaje y con la manera de mostrar disconformidad o desacuerdo, por medio del insulto.

Nuestro objetivo es informar y cuando nos equivocamos, corregir y enmendar el error. Como en esta oportunidad.

Fuente de la información: Christian Lobo
Foto: Referencial