Comunidades de aprendizaje profesional docente, unión en tiempos de crisis

Marcela Silva y Catalina Iturbe, Grupo MIE
Por Marcela Silva, del Instituto Especialidades Pedagógicas y Catalina Iturbe, del Centro de Docencia Superior en Ciencias Básicas. Académicas pertenecientes al Grupo Multidisciplinario de Investigación Educativa -MIE- UACh Sede Puerto Montt.

Tal como dice Paulo Freire “La educación se rehace constantemente en la praxis”, esta frase cobra mucho más sentido en tiempos de crisis. Actualmente, miles de profesores se han visto enfrentados al desafío de transformar sus prácticas habituales, adaptándolas a una “educación a distancia”. Para ello han debido utilizar muchas horas, tanto en línea con estudiantes, como frente a pantallas elaborando material adecuado para cada objetivo y grado al que realizan clase. Extenuantes horas de trabajo para preparar la enseñanza, sin duda una ardua labor que muchas veces afecta las vidas personales y familiares de los docentes, más aún en este contexto en que los profesores están en casa y también deben cuidar a sus hijos, estudiar con ellos, y realizar todas las labores que conlleva un hogar, sin descuidar su trabajo.

Este escenario de transformación educativa requiere de acciones colectivas, para encontrar soluciones eficientes a las demandas de esta contingencia. En esta línea, organizar comunidades de aprendizaje profesional y realizar trabajo colaborativo, es la red de apoyo necesaria para disminuir la carga individual y enriquecer el aprendizaje de los y las estudiantes.

Como formadoras de futuros profesores, tenemos la convicción de que el trabajo colaborativo es una metodología fundamental y por ello, es parte del programa de nuestras asignaturas, pero también lo es de nuestra propia práctica, experimentándolo en distintos niveles, desde la organización de las asignaturas, evaluación interdisciplinaria, hasta la co-docencia.





Personalmente, hemos realizado un trabajo interdisciplinario integrando las ciencias y la matemática, el cual nos ha hecho vivir un proceso de co-construcción de los saberes, enriqueciendo nuestras prácticas, potenciado el trabajo en equipo e incluso optimizando nuestros tiempos y carga laboral. En esta línea, nuestros estudiantes pueden trabajar en un producto que será evaluado interdisciplinarmente y que apela al desarrollo de competencias indispensables para un futuro profesional de la educación. Sin ir más lejos, en el proceso de evaluación docente, se ha incorporado un apartado en el que los profesores y profesoras deben reflexionar y describir sus experiencias de trabajo colaborativo.

Confiamos que esta crisis que vive la educación puede ser una oportunidad de cohesión del profesorado que nos permita innovar, tanto intradisciplinar como interdisciplinarmente, transformando el trabajo colaborativo en una práctica habitual luego de la crisis.

RRSS: https://www.facebook.com/mie.uach.3
https://www.instagram.com/mie_uach/
Mail: mie@uach.cl



Fuente de la información: Gabriela Quintana Rüedlinger - Universidad Austral de Chile