Del miedo a una pandemia al miedo a las libertades

Del miedo a una pandemia al miedo a las libertades
Por Omar VIllanueva Olmedo, Director OLIBAR Consultores.

¿No estaremos transitando de una OMS de Salud a una OML de Libertades diversas?

1.- La humanidad, debido a la pandemia del COVID-19, ha vivido la mayor falta de libertad de desplazamiento, de culto, de todo tipo de reuniones desde que está en la tierra, con la excepción de la confinación en el Arca de Noé, dirigida por personas que no fueron capaces de anticipar el riesgo en la salud, y que han obligado a tomar decisiones en materias muy alejadas a ella como: economía, alimentación, logística, seguridad, defensa.

2.- Esta falta de movimiento en cautiverio obligatorio que afecta a millones de personas, sin duda que beneficia a unas pocas, y que esperan activamente su prolongación.

3.- La mayor parte de los trabajadores del mundo -fuerza laboral- están haciendo sus labores regulares en sus puestos de trabajo, vale decir, miles de millones de personas, en servicios básicos, pesca, minería, producción, policías, etcétera.

4.- Las personas contaminadas hasta ahora alcanzan aproximadamente al 0,09% de la humanidad.

5.- Quienes tienen el poder decisional han relegado a aproximadamente el 99.91% de la población a condiciones nunca antes experimentadas, durante casi medio año con graves e irreparables daños a su salud física y mental de por vida y muchas muertes directas e indirectas, no contabilizadas a causa de las cuarentenas, confinamientos, ausencia de atención médica regular a millones de personas y otras medidas restrictivas de la libertad de las personas.

6.- La crisis económica que ha creado la falta de desplazamiento, ha generado a miles de millones de cesantes, de emprendimientos y de personas en sus casas, incluso sin alimentos o malnutridos.





7.- Habría que estimar y evaluar si todas estas medidas extremas y anti libertarias - emanadas desde algún poder mundial o local - no producirán más daño, perjuicio o un impacto negativo en las familias y más fallecidos o enfermos que los del mismo virus de marras. Ninguna de las medidas ha sido consultada a la población y se han aplicado arbitrariamente sin contrapeso de ningún partido político de izquierdas, centros, o derechas, o ente jurídico autónomo, u organización empresarial o de derechos humanos, o asociación de vecinos, consumidores o usuarios, ni opinión crítica de universidades. ¿Será que todos están de acuerdo? Algunos gobiernos - la minoría - sí se han opuesto al confinamiento de sus ciudadanos por las externalidades negativas, que el tratamiento anti pandémico aplicado tendría sobre su población, mercados, salud, educación y economía y otros.

8.- Por lo que se sabe, si las personas respetan la distancia, el lavado de manos y se protegen la boca, la nariz y los ojos para que no se contagien, tiene una mínima probabilidad de que les ocurra.

9.- Y como siempre, ¿cuántos son y quiénes responderán por los enormes daños colaterales: antes, durante y después de la pandemia?

10.- Como no se está libre de que ocurra, o hagan ocurrir, otro episodio de esta naturaleza se puede esperar que dispongan de mejores métodos para anticipar, evaluar, planificar y poner en marcha recursos de manera más modelada, no sujeta a la singularidad de las profesiones tradicionales, donde una de esas es la medicina occidental con un enfoque dominante de enfermedad y no de salud. Pero en la medida que se enfatiza su dominio deja de lado que estos problemas inciertos y complejos, requieren necesariamente de un lineamiento que sea integral e intersticial desde el primer momento, para que los daños globales sean más acotados.

11.- Todos sabemos que los grandes responsables de los daños que se producen cuando se presentan estas situaciones complejas e inciertas, especialmente a los más pobres y desvalidos y que viven hacinados, son de los miembros de la política y de los gobiernos, que han hecho un pobre trabajo y que posiblemente han preferido otros logros más personales.

12.- Los seres humanos nacemos libres y es nuestro derecho inalienable reclamar a todas las personas que han tomado esta decisión, que nos devuelvan la libertad de desplazamiento, de culto, de deportes, de artes y otras que es el primero de los valores y derechos humanos. Esta pandemia ya está de retirada como un escenario muy probable, pero otras y de muy diverso tipo pueden ocurrir. Debemos sacar lecciones y anticiparnos a los tiempos de post pandemia que ya se inician.

Artículos relacionados: 
1.- “De la salud actual a una Salud Intersticial” julio 2019 (Portal Médico face & prensa) 
2.- “Cifras pandémicas” abril 2020 (medios) 
3.- “Vuelta a la nueva vida en post pandemia” mayo 2020


Fuente de la información: Omar VIllanueva Olmedo