El virus nos convirtió en pitonisos 😷

El virus nos convirtió en pitonisos
Por Daniel Lilayú Vivanco, Medico y ex Gobernador de Osorno


Este virus, trajo a nuestra vida habitual el terror a contagiarnos, terror real a morir, nos trajo una nueva manera de vivir, de trabajar, una nueva manera de ver socialmente a nuestro país, constatar la fragilidad de nuestra sociedad chilena… qué duda cabe Parece que nos trajo, además, la capacidad de predecir el futuro,esta minúscula proteína, nos convirtió en Pitonisos, el tener la capacidad de tener todas las respuestas del futuro, capacidad que tenía Pitonisa la sacerdotisa del templo de Delfos y sacerdotisa de Apolo.

Unos más unos menos, los más doctos seguidores de Pitonisa, nos dicen casi exactamente en cuantos, meses más se terminara la pandemia viral y social, los menos doctos escuchamos con confianza y esperanza a estos pitonisos, estos doctos habitualmente son alcaldes, profesionales de la salud, periodistas, políticos en campaña, etc

Formulas predictivas con robots informáticos, papers científicos, formulas y esquemas epidemiológicas anteriores (basados en otros tiempos y experiencias con otros virus), son insumos de estos doctos pitonisos, pero creo que hasta ahora seguimos conociendo al Covid-19, este sigue mutando y a cambiado en meses , su conducta es abigarrada ,si sumamos a todo lo anterior, a que creamos un nuevo mundo que se hizo chico por los aviones, barcos, facilidad para emigraciones e inmigraciones poblacionales importantes, creamos este nuevo mundo que esta cambiando rápidamente por el cambio climático.



Todo lo anterior ayudo y ayuda a su propagación y gravedad y les quita el piso a estos doctos pitonisos.

Lo único que rescato de nuestros seguidores del templo de Apolo es que, que mascarilla, guantes, lavados de manos y distanciamiento social quedaran por varios años en nuestra sociedad chilena.

Que podremos volver con tranquilidad a una nueva realidad (no a una nueva normalidad), solo y únicamente cuando podamos estar en contacto con una eficaz y probada vacuna china o inglesa de Oxford, no antes, (humm…parece que estoy entrando al templo de Delfos)