A 10 años, el osornino que participó en el rescate de "los 33"

Marcos Castro
Tres osorninos participaron del histórico rescate de los 33 mineros en Copiapó. Uno de ellos, Marcos Castro, Técnico en Enfermería contó las labores en el "Campamento Esperanza".

Han pasado 10 años desde el hito que marcó un antes y un después en la minería chilena y donde los ojos de todo un país y el mundo entero se enfocaron en un solo lugar. El derrumbe del jueves 5 de agosto de la mina San José ubicada en la provincia de Copiapó, fue el epicentro de un amplio operativo de rescate que mantuvo a “los 33” mineros atrapados durante 69 días a 720 metros bajo tierra.

La ayuda nacional no se hizo esperar para ir en ayuda de los compatriotas, y aunque en el escenario era incierto saber si los mineros estaban con vida, los rescatistas iniciaron sus labores de inmediato para dilucidar una pequeña luz de esperanza.

Entre los rescatistas desplegados a través de organizaciones e instituciones destacan tres osorninos que participaron en las labores de rescate, uno de ellos, Marcos Castro, Técnico en Enfermería que contó las labores que realizó en conjunto a ONG SAR Chile en el “Campamento Esperanza”.

El profesional comenta que,
“En ese tiempo tenía como 25 años, pertenecía y colaboraba con ONG SAR Chile, donde habían profesionales de distintas áreas, muy enfocado en los bomberos de aeropuerto (SSEI) donde me invitaron a participar y se generó la necesidad de ir a colaborar al rescate de los mineros, donde un grupo junto a Cristian Casas y Matías Potthoff nos fuimos a Copiapó directo a la mina San José, porque ya estaba trabajando un equipo de ONG en el lugar”.
“Nosotros viajamos dos días después del derrumbe, y los primeros rescatistas se enfocaron mucho en hacer labores de rescate directamente en la mina cuando se podía ingresar, rescate minero, labor de cuerdas para lograr acceder a algunas zonas pero fue difícil porque cayó una roca gigante que bloqueó el paso y nosotros llegamos a ese proceso, pero el enfoque que le dimos y yo por profesión de Técnico en Enfermería me tocó trabajar mucho en el hospital de campaña que nosotros mismos armamos”, señala Castro.

El TENS osornino comentó se encargaron de la asistencia médica de los rescatistas y psicológicas de las familias, teniendo una gran responsabilidad en casos donde les eran requeridos.
“Teníamos el personal médico y técnico que trabajó en la asistencia tanto de los rescatistas como de las personas que después comenzaron con el trabajo de sondeo. Nosotros teníamos reuniones periódicas con el entonces Ministro Golborne, participamos mucho de esos procesos porque nos entregaron mucha responsabilidad en caso que alguien se lesione”.
“Nosotros trabajamos mucho con el apoyo psicológico de los familiares, socializamos harto con las familias de todos los mineros e hicimos una conexión muy rica con ellos, porque nos tenían confianza y cuando nos retiramos de la mina no querían que nos fuéramos. Habíamos generado un nexo bastante cálido porque las familias se sentían como desprotegidas y que no estaban haciendo las cosas bien, y como todo voluntariado, para la gente es bueno saber que hay otros preocupados de ellos”, señaló con nostalgia.
De manera personal, el profesional comentó las labores de apoyo y rescate que tenían responsabilidad, y el impacto que este hito nacional y mundial significó en su vida.
“Yo estuve dos semanas en la mina San José donde también si había algún rescatista lesionado o hacer alguna extracción rápida de algún operador de las máquinas, teníamos que trabajar en eso e incluso extracción aérea si era necesario”.
Marcos Castro en hospital de campaña
“Como experiencia de vida, potente. Como persona poder decir que estuve ahí, que trabajé, que colaboré con un mínimo granito de arena en el rescate de los mineros, de verdad que es una experiencia de vida potente”, comentó satisfecho.
De igual forma, indicó la manera en que esta experiencia lo lleva aplicada a su vida profesional en la actualidad, a 10 años de sucedido el accidente minero, donde también forma nuevos profesionales.
“Con esfuerzo personal y familiar puse seguir logrando otras cosas, Hoy llevo casi nueve años formando como docente formando Técnicos en Enfermería y siempre en esa formación trato de inculcar un sentido distinto que no todo es recibir algo a cambio, sino que hay momentos que uno tiene que hacer cosas desinteresadamente porque en algún momento van a tener frutos que uno no busca, pero llegan”.
ONG SAR Chile

En la actualidad, Marcos Castro se desempeña como docente del Instituto Profesional AIEP de la ciudad de Osorno, en el que contribuye a formar nuevos Técnicos en Enfermería, además de tener su desempeño y trayectoria como funcionario SAMU.



Comunicado de Prensa / Fuente: Diego Chaipul