Dispositivo monitorea implantes cardíacos en línea

dispositivo CareLink Network
Cerca de 80 pacientes son controlados por telemedicina con el dispositivo Carelink Network cardíaco, que alerta si tienen una descompensación.

Todos los pacientes que hoy son dados de alta en el Instituto Nacional del Tórax con un resincronizador cardiaco o con un desfibrilador automático implantable (DAI) se van a casa también con el sistema CareLink Network de monitoreo cardíaco remoto, cubierto por Fonasa. Su uso principal es para los controles postoperatorios, pero si tienen una complicación o se están descompensando CareLink envía una notificación (Carealert) y el equipo médico puede reaccionar oportunamente desde Santiago.

Actualmente lo usan casi 80 personas de todo Chile, desde Arica a Punta Arenas, incluida Isla de Pascua y Chiloé.

El resincronizador cardíaco funciona como marcapasos y, adicionalmente, resincroniza mediante impulsos eléctricos los latidos cuando son irregulares: es indicado para insuficiencia cardíaca. El DAI ayuda al corazón a volver a su ritmo normal con una descarga eléctrica: previene muertes súbita en personas que, por ejemplo, han sufrido un infarto.

El dispositivo CareLink Network de Medtronic funciona mediante una consola y un cabezal Mycarelink que el paciente se acerca al pecho, transmitiendo información del dispositivo implantado mediante la app Carelink Express Mobile. El paciente no siente nada durante este proceso.

Todos los días la enfermera Patricia González, de la Unidad de Electrofisiología, revisa en la plataforma los datos enviados y realiza alrededor de 4 ó 5 consultas.
“Diariamente reviso el monitoreo que se hace a distancia. Luego de verificar si hay algún evento rápido (de urgencia), durante la tarde le hago seguimiento a los pacientes. Los llamo por teléfono y los oriento sobre lo que ha salido en el monitoreo”, cuenta Patricia. 
La entrega de estos dispositivos de telemedicina partió como un plan piloto del Instituto Nacional del Tórax, pero hoy es parte de las licitaciones y se ha vuelto aún más útil en este tiempo de pandemia, ya que a pesar de la emergencia sanitaria pueden seguir siendo controlados.
“Los pacientes se sienten muy apoyados, es lo que más manifiestan. El equipo les sirve para saber que el sistema de salud está resguardando que estén bien y sienten que importan”, explica Patricia.
El doctor Rodulfo Oyarzún, coordinador de la Unidad de Electrofisiología, agrega que
“De forma electrónica vamos leyendo, por ejemplo, las arritmias que el paciente tiene, si es que algún electrodo está fallando o si la batería se está agotando. Esa información la organizamos y decidimos cómo actuar”.
Según datos internacionales, el monitoreo remoto disminuye las visitas programadas y de urgencia al hospital. Por ejemplo, los parámetros detectados por el dispositivo pueden predecir la descompensación de una insuficiencia cardíaca (que requiere terapia de resincronización cardíaca) y las intervenciones basadas en esta información pueden prevenir la hospitalización por esta causa.

El doctor Oyarzún añade que
“Aquí no hay ninguna postulación ni nada, sencillamente los pacientes tienen clínicamente la indicación de ponerse el equipo DAI o resincronizador cardiaco, que incluye la telemetría. Así estamos funcionando hoy día en el Hospital del Tórax: el 100% de esos pacientes se va con monitorización al domicilio”.

Comunicado de Prensa / Fuente: Gabriela Peñafiel / BCW Global