Plan de Subsidio al empleo

Por Ingrid Schettino, Seremi de Gobierno Los Lagos.

El desafío del desempleo en el país, producto de la pandemia que ha azotado duramente este sector en todo el mundo, es una tarea que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha estado trabajando largamente, para evitar situaciones de mayor complejidad entre quienes han perdido sus fuentes laborales.

Es por ello que se ha presentado recientemente el Plan de Subsidio al Empleo, por hasta US$2.000 millones, con foco en mujeres, jóvenes y personas con capacidades diferentes para impulsar la recuperación económica. Con este nuevo plan, el Gobierno busca enfrentar la problemática desde dos ángulos: generar nuevos empleos y cuidar los que ya existen. En este sentido, el subsidio al empleo es un beneficio de carácter masivo que busca fomentar la contratación de nuevos trabajadores, junto con incentivar el regreso y la mantención de trabajadores suspendidos.

Por cierto, la preocupación por los trabajadores es prioridad… por eso, este plan incluye estrictas medidas de control: Las grandes empresas dejarán de recibir cualquiera de estos beneficios, si es que reparten utilidades por sobre el porcentaje mínimo legal, que es de un 30%. Además, en el caso del subsidio a la contratación, dichas empresas deben mantener al menos un 80% de los trabajadores que tenían en su planilla, al momento de postular al beneficio.




El subsidio a la CONTRATACIÓN es un beneficio por una suma equivalente al 50% de la remuneración mensual bruta (RMB) del nuevo trabajador por el cual se postula, con tope de $250.000 mensuales y se entregará por, hasta 6 meses por cada contratación adicional que realice una empresa.

Por otro lado, el subsidio AL REGRESO es un beneficio que se le otorga a la empresa por, hasta 6 meses respecto de trabajadores que hubieren estado suspendidos a la fecha de lanzamiento, en virtud de la Ley de Protección del Empleo, y que sean reincorporados a sus funciones. El monto entregado asciende a $160.000 mensual por trabajador. Las grandes empresas deben mantener la afectación económica que les permitió acceder al beneficio, lo que SENCE revisará cada 3 meses desde su primera postulación al subsidio. Si no la mantiene, se les terminarán las restantes bonificaciones.

Todos estos esfuerzos no son suficientes si no contamos con el compromiso de todos, empresarios y trabajadores, para poder implementar de la mejor manera posible este tipo de beneficios, que están pensados en apoyar a quienes se han visto afectados por tanto tiempo, desde el inicio de la pandemia e incluso desde antes. Seguiremos trabajando desde el Gobierno para ir resolviendo con la mayor celeridad posible, todos los efectos adversos que ha traído el Covid-19, no sólo desde el punto de vista sanitario, sino que también económicos y sociales.


Comunicado de Prensa / Fuente: Jorge Rubio / Segegob