El largo camino para la vacunación

Alejandro Santana Tirachini
Por Alejandro Santana Tirachini, ingeniero comercial, contador auditor. Diputado RN.

El 2020 hizo tambalear las estructuras del mundo, obligándonos a modificar hábitos arraigados desde la más antigua tradición social, distanciándonos físicamente de nuestros afectos. En vísperas de Navidad, el mejor regalo que pudimos recibir como país fue la llegada de las primeras 10 mil dosis de la vacuna contra el Covid-19.

Si bien el “Milagro de Noche Buena”, llegó vía aérea, “no cayó desde el cielo”. La ardua planificación del Gobierno tuvo un propósito claro: garantizar una buena ubicación de Chile en la fila de entrega, junto a grandes potencias mundiales, cuyas poblaciones y economías superan con creces a las de esta pequeña y angosta franja de tierra.

Clínica Alemana

El trabajo comienza a dar frutos y avanzamos con gran agilidad a la etapa de inoculación; algo que pocos países pueden decir. La distribución de la vacuna -un imperativo global- se gestiona en una importante esfera: la política exterior. Así lo entendimos desde el minuto 1, y para ello nos preparamos. Conscientes de que en etapas de crisis como la actual se acentúa la disparidad de recursos económicos y logísticos entre naciones desarrolladas y las no tanto.

2 grandes bloques acaparan el mayor número de dosis de la vacuna: la Unión Europea y Estados Unidos, con 2600 millones, equivalente a un 36% de vacunas disponibles. De cerca los sigue La India, cuya población asciende a más de 1350 millones de habitantes. Más abajo aparecen naciones como Canadá, Gran Bretaña y Japón; y en la región, Brasil con un 2,7%, México con un 2,1% y Chile con un 1,2%. La primera etapa de vacunación contempla al personal médico que trabaja con pacientes críticos; luego será el turno del resto del personal de salud; y continuarán los adultos mayores y enfermos crónicos.

Una buena noticia, que nos alienta a enfrentar el 2021 con esperanza, pero sin perder de vista la urgencia de continuar manteniendo los resguardos ante el avance de esta pandemia, que en un año, ya ha contagiado a más del 1% de la población mundial.

Comunicado de Prensa / Fuente: Sebastián Cacéres - Of. Parlamentaria