Congreso busca reformar la Ley de alcoholes

Licores
En instancias de comisión mixta deberán resolverse las diferencias entre el Senado y la Cámara de Diputadas y Diputados en torno al proyecto que modifica la legislación sobre expendio, comercialización y producción de bebidas alcohólicas.

Lo anterior, luego que la Cámara rechazara parte de las modificaciones efectuadas en el segundo trámite, tras trece votaciones. Una de ellas, definió la mayor parte de los cambios que fueron aprobados, en tanto que las restantes resolvieron aspectos puntuales del articulado de la ley.

La Corporación será representada en la comisión mixta por los diputados Frank Sauerbaum (RN), Ramón Barros (UDI), Juan Santana (PS), Miguel Crispi (RD) y Víctor Torres (DC).

Clínica Alemana

El texto, presentado por medio de informes de las Comisiones de Salud y de Agricultura, rendidos por la diputada Ximena Ossandón (RN) y el diputado Ramón Barros (UDI), fueron coincidentes a la hora de aprobar o rechazar algunas de las enmiendas, pero no en todas, ya que también hubo opiniones contrapuestas entre ambas instancias que se expresaron también en el debate y, luego, en las votaciones.

Las visiones contrapuestas, que cruzaron el espectro político, apuntaron, por un lado, a defender la situación de los productores nacionales de bebidas alcohólicas, como pisqueros o la industria vitivinícola. Se reclamó que las normas vigentes ya son suficientes y se remarcó que parte de las disposiciones, en particular las referidas al etiquetado, son excesivas.

Por otro lado, los que estaban por el informe de la Comisión de Salud estimaron que el Senado flexibilizó muchas de las disposiciones que había despachado la Cámara y recalcaron que la ley es necesaria, en particular, para frenar el acceso de los menores de edad al alcohol y para precaver accidentes o diversos problemas de salud en la población.

Intervinieron los/as diputados/as Ricardo Celis (PPD), Matías Walker (DC), Ximena Ossandón (RN), Florcita Alarcón (PH), Frank Sauerbaum (RN), Cristhian Moreira (UDI), Ignacio Urrutia (PREP), Ramón Barros (UDI), Amaro Labra (PC) y José Pérez (PR).

Algunas de las normas

El artículo primero concentró gran parte de los temas controversiales. Entre sus normas se definen las exigencias de etiquetado de toda bebida alcohólica de graduación, igual o mayor a un grado, que esté destinada a su comercialización en Chile. El Senado detalló más la disposición, lo que fue valorado por Salud, pero refutado por Agricultura. El cambio fue rechazado.

Tampoco había consenso sobre una condicionante que planteaba la Cámara para que rotaran, al menos, cada dos años, oraciones complementarias a la advertencia de que “Beber en exceso daña su salud y puede dañar a terceros”. Las mencionadas frases son: “La mujer embarazada no debe beber alcohol”, “El consumo de alcohol limita su capacidad para conducir” y “El consumo de alcohol en menores daña su desarrollo físico e intelectual”. Acá primó la visión de Salud que defendía el texto original.

En igual línea se rechazó una nueva disposición que precisa que, en los envases, adicionalmente, se deberá adherir o contener impreso una advertencia gráfica que muestre un auto, una mujer embarazada o un número 18 rodeados cada uno por una circunferencia, en conformidad a las oraciones recién señaladas (las primeras dos con una línea atravesada). Otra norma de este carácter obtuvo un resultado similar.

Luego, se refutó una enmienda que extendía la fiscalización del sistema a otros organismos, además del Ministerio de Salud.

Asimismo, hubo controversia con algunas de las normas sobre publicidad y sus respectivas exigencias, siendo algunas de las modificaciones rechazadas y otras aprobadas. Entre las rechazadas están las prohibiciones para publicidad en actividades deportivas.

Los cambios en el artículo tercero fueron ratificados en su mayoría. En esta sección había normas relacionadas a las patentes (se incluyó, por ejemplo, a los apart hoteles) y para prohibir la venta de bebidas alcohólicas en estaciones de servicio o bombas bencineras, salvo que en ellas existieran establecimientos o restaurantes que cuenten con patente que permita su venta.

Hubo sí una enmienda de este artículo que no fue aprobada y que dice relación con la supresión de una norma de la Cámara relativa a la prohibición del ingreso de menores de 18 a los cabarés, cantinas, bares y tabernas, así como a las discotecas, cuando en ellas se expendan bebidas alcohólicas.

También en este marco se rechazó la supresión que hizo el Senado para exigir la cédula de identidad a las personas que deseen ingresar a dichos lugares, así como la flexibilización para exigir el citado documento para adquirir bebidas alcohólicas, para quienes aparenten menos de 18 años, entre otras disposiciones relacionadas.

Se aprobó, en cambio, agregar que todos los servicios de salud cuenten con programas de prevención y no solo de rehabilitación y que las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud coordinen con otros sectores e instituciones de la sociedad civil, medidas de protección de la salud pública en relación al consumo nocivo de alcohol.

Adicionalmente, se aprobaron los cambios a normas relacionadas con el marco infraccionario y sancionatorio y un artículo nuevo que obliga a informar en los envases o etiquetas, la cantidad de energía presente en las bebidas alcohólicas por cada 100 mililitros del producto, según las normas establecidas en el Reglamento Sanitario de los Alimentos.



Comunicado de Prensa / Fuente: Camara.cl