Columna: ¿Qué le faltó al Agente Topo?

El Agente Topo
Por Edgardo Fuenzalida R., Gerente General Fundación Las Rosas.

Desde ya aclaro que este breve artículo no se trata de una crítica cinematográfica; o quizá sí, en parte, pues quienes trabajamos en el cuidado de personas mayores, hemos sido gratamente sorprendidos con el excelente largometraje de Maite Alberdi, “El Agente Topo”. En 90 minutos, la realizadora y su entrañable protagonista, don Sergio Chamy, nos adentran con gran acierto en el diario vivir de los residentes y sus cuidadoras, al interior de un Establecimiento de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM), como son reconocidos por el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA).

Muchos de los tópicos que expone la película, los experimentamos a diario en los hogares: la soledad, el abandono, el deterioro físico y mental de las personas mayores y, al mismo tiempo, sus ganas de vivir, de ser escuchados, de reír y participar junto a otros. Lamentablemente solo un 15% de ellos reciben visitas habituales de familiares y/o amigos, y casi un 75% sufre deterioro cognitivo, cuestiones que junto con la vocación y el cariño con el que trabajan las auxiliares y cuidadoras, quedan claramente retratadas en la investigación del infiltrado agente topo, y volvieron a confirmarse una vez más, durante esta crisis por COVID-19.

¿Qué otros elementos podríamos sumar a esta investigación? Diversas fuentes indican que en Chile existen aproximadamente 1.000 ELEAM reconocidos, que acogen a casi 25 mil personas mayores. Sin embargo, se estima también que un número igual o superior de establecimientos operan en la absoluta informalidad, sin autorizaciones sanitarias, controles o certificaciones correspondientes; situación que debe ser prontamente atendida, por el bienestar de quienes ahí residen.

A esto se suma los déficits que el país mantiene en materia de salud mental, las bajas pensiones y la falta de políticas públicas para las personas mayores. Otro dato fuera de los hogares, pero que no podemos eludir, es habernos convertido en uno de los países del continente con la mayor tasa de suicidios en adultos mayores: 13,6 suicidios por cada 100 mil personas (Minsal-INE, 2019), frente a países como Brasil con 9,6 suicidios por cada 100 mil personas.

En ese contexto, ¿cuál es el rol que estamos dando a nuestros adultos mayores en la familia y en la sociedad?, ¿cuáles son los resguardos que ellos disponen en materia económica, de salud y en sus cuidados generales? ¿Qué estamos haciendo -o dejando de hacer- para que ese sentimiento de abandono y exclusión haya llegado a un punto tan alto; más aún en este complejo tiempo de pandemia? Esto es parte de los datos duros y fallas estructurales que, como sociedad, nos falta por conocer, analizar y resolver.

Muchas de las agudas observaciones del documental han vuelto a quedar al descubierto en este difícil año de COVID-19. Pero aún quedan pendientes otras: la cifra de ELEAMs que han debido cerrar sus puertas por falta de apoyos o las múltiples fundaciones como la nuestra que enfrentarán también este año un duro panorama en materia presupuestaria, a causa de esta crisis. 

En resumen, El Agente Topo nos abre la puerta a temas que como país que envejece aceleradamente y como futuros adultos mayores, no podemos dejar de ver y enfrentar.