Columna: Recomendaciones para el cuidado de la voz

Reneé Núñez Vega
Por Reneé Núñez Vega, Jefa de Carrera Fonoaudiología, Universidad Santo Tomás, sede Osorno.

El 16 de abril se celebra el Día Mundial de la Voz. Este día fue decretado por la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología con el objetivo de crear conciencia de la importancia del cuidado y bienestar de nuestro aparato vocal.

Con la llegada del COVID-19 nuestra dinámica diaria cambió, nos conectamos y trabajamos a distancia, tenemos menos tiempo de descanso y desconexión, aumentaron las reuniones, tenemos clases virtuales; en fin, nuestra actividad laboral y social la estamos realizando a través de equipos computacionales.

Hoy, cobra más importancia saber cuáles son los cuidados que debemos entregarle a nuestra voz, la cual es fundamental para el desarrollo de las actividades profesionales. La Asociación Chilena de Seguridad realizó una investigación en donde el 93,5% del total de las empresas ha implementado algún tipo de trabajo a distancia, lo que nos obliga a permanecer sentados durante periodos más prolongados, utilizar nuestra voz como única o principal forma de comunicación; y es que es gracias a nuestra voz, que podemos expresarnos, además de mantener las relaciones interpersonales y laborales en el día a día.

Uno de los problemas que aparece por el teletrabajo es el uso excesivo de la voz y el aumento de los tiempos frente al computador, el cual trae a la larga, alteraciones tales como: dolor de cuello, cabeza y hombros, cansancio al hablar, aumento en el uso de calefacción y/o aire acondicionado, espacios no aptos para el teletrabajo, deshidratación, mala alimentación, poco descanso, sensación de voz ronca o disfónica, cansada, sin fuerza, ni proyección.

Es importante tener en cuenta algunas consideraciones que podrían ayudar a mantener la salud vocal o disminuir la sintomatología ocasionada por el uso excesivo de la voz, por ejemplo: en profesores y estudiantes con clases a distancia, administrativos con aumento de reuniones diarias y terapias a distancia, por nombrar algunos.

Hidratarse, al momento de comenzar a trabajar, no olvide mantener cerca suyo un vaso o botella de agua, tome pequeños sorbos durante el tiempo que esté trabajando, de esta forma evitamos que nuestras cuerdas vocales se deshidraten.

Realice pausas; levántese de la silla y estire los músculos, ponga especial cuidado en cabeza, cuello, hombros y zona lumbar, ya que es donde se acumula mayor tensión. Aproveche este tiempo para descansar su voz y realice tiempos de silencio para restaurar de esta forma la musculatura de sus cuerdas vocales.

También es relevante trabajar en espacios ventilados, no encienda de forma permanente calentadores eléctricos o a gas, estos ayudan a deshidratarnos y aumentar la sintomatología vocal. De no poder hacerlo, aumente la ingesta de agua.

Asegure un tiempo para comer, de esta forma evitamos problemas gastrointestinales que pudiesen provocar sintomatología en su voz (por ejemplo, el reflujo gástrico).

Finalmente, si presenta algún síntoma, asesórese con un fonoaudiólogo, este profesional es el indicado para crear para usted planes de higiene vocal y de prevención de patologías vocales. En Santo Tomás, le enseñamos a cuidarse.