La nueva democracia parte con los independientes

Por Diego Gerter - Convergencia Social: "La irrupción de los convencionales constituyentes independientes vino a revitalizar la política cuando más lo necesitaba, dando expresión y representación a quienes sienten que los partidos tradicionales ya no cumplen el rol para el que fueron creados, movilizar las ideas de cambio. Es momento que los partidos nuevos nos comprometamos a abrir el espacio que se han ganado los independientes e integrarlos plenamente al debate democrático institucional."




Los franceses suelen enumerar sus repúblicas cuando hay un hito que marca el fin de una y el inicio de otra. De la semana que pasó se dijeron muchas cosas, pero una de las que más me hace sentido es que marcó definitivamente el fin de la transición. Aquella de la “democracia protegida”, de los “consensos” para el statu quo, del binominalismo centro-izquierda/centro-derecha, que no hacía más que encapsular a la política y alejarla de las personas. Desde el lunes eso quedó atrás y ya era hora.

Los pasos que vino dando nuestra democracia, desde fuera de la institucionalidad, con mayor fuerza desde la década pasada (2011) y que nos llevaron a la revuelta social de 2019, fue en los hechos, el fin de la república como la habíamos conocido hasta ahora. La disociación permanente de los partidos tradicionales y la democracia representativa que se expresaba únicamente a través de las elecciones tocó fondo el domingo pasado y dio paso a una nueva era de nuestra república.

La irrupción de los independientes como fuerza oxigenadora de la política, en tanto que canaliza una serie de emociones, descontentos y deseos de cambio, ha sido el hito más importante de la pasada elección y por tanto, abre un nuevo escenario, que de ser bien interpretado y valorado, podría reconectar a las personas con el sentido más profundo de la política, hacer realidad los cambios que el pueblo demanda.

La democracia que se inicia con la nueva república será una democracia participativa, deliberativa y luego representativa. Es decir, sentará sus bases en el análisis y la discusión política de la mayor cantidad de personas posible, solo así se construye verdadera democracia. Será entonces también responsabilidad de los independientes continuar organizándose, como ya lo han hecho, con la base social y organizarse ellos mismos para dar viabilidad política y gobernabilidad al periodo de cambios que se avecina.

¿Cuál es el rol que nos toca a los partidos nuevos? Como Convergencia Social tenemos la tarea de seguir dialogando con los movimientos sociales, relacionarnos en forma más cercana con la ciudadanía y hacer todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance para abrir los espacios a independientes. Espacios que hasta hace poco, antes del cambio al sistema binominal, estuvieron cerrados para nosotros mismos. Ofrecer diagnósticos y soluciones, identificar problemas y levantar propuestas dialogadas con el mundo social. A eso nos abocaremos en el período que se inicia y para que se haga realidad se necesita la participación de todas y todos.

Comunicado de Prensa / Fuente: convergenciasocial.d25@gmail.com