“Se abre un camino de esperanza”

Diego Gerter
Por Diego Gerter, Convergencia Social.

Escribo estas primeras palabras tras el resultado de las Megaelecciones del fin de semana, embargado por una profunda emoción. Una alegría hasta ahora desconocida para mí luego de una contienda electoral y que se explica porque por primera vez vemos un camino de esperanza que se abre con claridad.

Veo un pueblo feliz porque las fuerzas independientes y de cambio a este modelo mercantilista han alcanzado un triunfo sin precedentes para integrar la Convención Constitucional. Son caras llenas de esperanza en un futuro que construiremos nosotros y nosotras mismos.

Un camino que no hubiese sido posible sin los movimientos sociales y ciudadanos que pasaron años golpeando la puerta de la clase política y que siempre recibieron un portazo. Esa clase política aferrada a tecnócratas, que bloquea los cambios con el discurso que lo que el pueblo pide no se puede hacer.

Eso cambió, el 80% votó por candidaturas independientes y de partidos que quieren poner fin a este modelo que privatizó todo y nos quitó algo tan esencial para el ser humano como es vivir en comunidad para apoyarnos unos a otros, solidariamente.

Lo siento, lo veo. No hay miedo al cambio. Se abre un futuro promisorio, con un millón de votos para la lista "Apruebo Dignidad" en Convencionales Constituyentes y un millón de votos para el Frente Amplio en Gobernadores Regionales.

Si bien en nuestra región los resultados no reflejan esta realidad país, sí veo un camino, y ese es el que debemos transitar con unidad y humildad. Sin lugar a dudas tenemos que poner más atención al escuchar. El pueblo sabe, es el soberano y debemos corregir.

Y desde nuestro partido Convergencia Social hoy nos sumamos al Frente Amplio para acometer esa tarea, puesto que logramos algo que parecía imposible en periodo electoral y de pandemia, reunir mil nuevos militantes en la Región de Los Lagos y 25 mil a nivel nacional, con lo que podremos inscribir la candidatura de nuestro compañero Gabriel Boric a la primaria presidencial transformadora.

Nos queda camino por recorrer, pero con la fe intacta de que con hombres y mujeres comprometidos, las fuerzas de cambio tendrán una representación digna de la confianza de las y los ciudadanos.