Incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria
Ojo con esta enfermedad que puede causar depresión, problemas sexuales y también pobreza.

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de la orina en cualquier contexto y situación. Puede ser provocada por una tos, un ataque de risa o mientras se experimenta una súbita y urgente necesidad de ir al baño. Es una patología compleja que causa problemas sociales y psicológicos: en Chile afecta al 62% de las mujeres mayores de 30 años.

“Esta enfermedad causa muchísimos problemas sociales y psicológicos, como depresión, baja autoestima en un 40% de los casos según encuestas, aislamiento social, separaciones, problemas sexuales en un 57% de los casos aproximadamente y también pobreza, debido a la marginación laboral. Existe un círculo de pobreza asociado a la Incontinencia Urinaria, debido a que todavía la mujer es muchas veces dependiente del trabajo del hombre. Muchas pacientes se separan por factores como mala actividad sexual, olor, falta de autoestima, depresión. Eso, sumado a la marginación social y laboral, conduce a la pobreza”, explica el doctor Álvaro Saavedra, urólogo Coordinador del Equipo de Urología Reconstructiva y Funcional del Hospital Sótero del Río y académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

“Es muy importante aclarar que esta es una enfermedad y que no es parte del envejecimiento normal. Si pudiéramos describir el perfil de una paciente tipo ésta sería una paciente mayor, en edad postmenopáusica, obesa y con múltiples partos”, añade el urólogo.
Álvaro Saavedra

La Incontinencia Urinaria es causada por muchos factores, tales como “edad (especialmente sobre los 60 años), número de partos y peso de las guaguas al nacer, obesidad, menopausia, diabetes, entrenamiento físico mal asesorado, cirugías de la pelvis, mala alimentación. Las enfermedades neurológicas degenerativas también pueden causar, entre ellas Alzheimer y Parkinson”, explica el doctor Saavedra. Existen tres clasificaciones:

  • Incontinencia de Orina de Esfuerzo (IOE): escape de orina causado por tos, risa o estornudos, por ejemplo. Representa el 45% del total de casos de incontinencia
  • Incontinencia Urinaria de Urgencia (UUI por su sigla en inglés): necesidad urgente de orinar, seguida por un escape involuntario de orina. 25% de los casos
  • Incontinencia de Orina Mixta (IOM): mezcla de las dos anteriores. 35% de los casos.

Los especialistas adecuados para tratarla son los urólogos/as (idealmente entrenados en patología de piso pélvico) y los uroginecólogos/as (que es una subespecialidad de la ginecología). En el equipo de tratamiento participan activamente los/as kinesiólogos/as de piso pélvico. En general, esta enfermedad se mantiene o empeora, pero no mejora en forma espontánea. El doctor Saavedra detalla las terapias actuales, según la gravedad del caso:

  • La primera línea para todos los tipos de incontinencia de orina es la kinesiterapia de piso pélvico, muchas veces asociada a neuroestimulación eléctrica de ciertos nervios de las piernas y de la pelvis, junto con ejercicios y cambios de hábitos principalmente alimenticios.
  • Para la IOE moderada o severa o para la IOE que no responde a otras terapias, se realizan cirugías breves, sencillas y mínimamente invasivas que consisten en la instalación de pequeños cabestrillos debajo de la uretra, para darle el sostén que está dañado. Éstos pueden ser sintéticos (TVT, Tension-free Vaginal Tape: cinta vaginal sin tensión) o cabestrillos hechos de tejidos extraídos de la propia paciente (Sling de Fascia: o cabestrillo hecho del tejido extraído de las vainas que recubren los músculos)
  • Para la UUI y la IOM, la segunda línea de tratamiento son algunos medicamentos orales, muy efectivos, pero con efectos adversos relevantes.
  • La tercera línea de tratamiento en la UUI y la IOM son la inyección de toxina botulínica (botox) en la vejiga y la Neuromodulación Sacra (una especie de marcapasos eléctrico de la vejiga). Ambos son altamente eficaces en el tratamiento de los pacientes que no han respondido a las terapias anteriores, o que han tenido efectos adversos importantes.

El doctor Saavedra entrega algunos consejos finales:

  • Si tienes escapes de orina, consulta a un profesional entrenado (urólogo o uroginecólogo)
  • Hay profesionales entrenados en muchos de los grandes hospitales y clínicas del país
  • No dejes que esto afecte tu autoestima y tu calidad de vida, esto sí tiene solución

Fuente: Gabriela Peñafiel.