Cubanos residentes en Osorno denuncian represión, tortura y asesinatos en su país

Cubanos residentes en Osorno
En Cuba, donde las protestas son ilegales, el Gobierno cortó el internet para impedir la organización de nuevas protestas que el canciller denunció “al servicio de Estados Unidos”. Si bien el Internet se restauró el jueves, el acceso a redes sociales continúa bloqueado y existen diferentes versiones acerca de lo que en realidad está ocurriendo en la Isla en materia de Derechos Humanos.

Con un bloqueo total en el acceso a redes sociales ordenado por el Gobierno del Presidente Miguel Díaz-Canel, los cubanos viven el sexto días desde el inicio de su “estallido social” -que el Gobierno declara “inexistente”-, con graves dificultades para comunicarse dentro y fuera del país, sin embargo, la presión internacional para que el régimen aclare las eventuales violaciones a los derechos humanos aumenta a cada hora.

En Osorno, parte la colectividad cubana residente se reunió, tal como la semana pasada, en el Odeón de la plaza de Armas para denunciar que 
“la dictadura ha matado y por ellos estamos aquí alzando la voz, para que mundo entero sepa lo que está pasando. En Cuba hoy por hoy se está matando gente, los Derechos Humanos no se han respetado nunca. En Cuba no hay comida, no hay medicamentos… no hay nada. Nuestros cubanos han salido a la calle para buscar dignidad. Nosotros vivimos en una dictadura en donde no podemos elegir a un presidente. No podemos votar. Vivimos bajo un régimen que nos implantaron desde que nacimos”.

Clínica Alemana
Los dichos de los cubanos residentes en nuestro país, que en redes sociales son duramente fustigados como “gusanos” por chilenos que apoyan al régimen de Díaz-Canel, heredero del legado de Fidel y Raúl Castro, han sido acompañados en los últimos días por la difusión de estadísticas que generan polémica en los seguidores de la Revolución. Por ejemplo, la organización Archivo Cuba, con sede en Miami, señala que en el más de 60 años que de comunismo en la Isla se fusilaron a 3.116 personas y otras 1.166 fueron ejecutadas extrajudicialmente, aunque reconoce que es "muy difícil" saber los números exactos.

Por su parte, los defensores chilenos del régimen citan al Instituto de Historia de Cuba, el cual señala que fueron muchos menos casos y todos "en el marco de la ley, con transparencia y con causas probadas".

La disidencia cubana, sin embargo, cita como prueba de la realidad en materia de muertes el discurso de Ernesto “Che” Guevara ante la Asamblea General de las Naciones Unidad, ONU, de Ernesto “Che” Guevara, del año 1964, cinco después de su triunfo en la revolución del 59: 
"es una verdad conocida y la hemos expresado siempre ante el mundo. Fusilamientos, sí. Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte (...) En esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano. Pero eso sí, asesinatos no cometemos".

Un reportaje de 2016 de la BBC de Londres retrató que décadas después, los fusilamientos del general Amaldo Ochoa, el coronel Antonio de la Guardia, el mayor Amado Padrón y el capitán Jorge Martínez, el 13 de julio de 1989, acusados de tráfico de drogas en la llamada "Causa 1", voltearon los ojos del mundo sobre la isla.

Ochoa era considerado un auténtico héroe de la Revolución, condecorado en varias oportunidades, entrenado en Checoslovaquia y punta de lanza de numerosas "misiones internacionalistas" cubanas en América Latina y África.

Las tres últimas personas en ser fusiladas en Cuba, el 12 de abril de 2003, fueron jóvenes que secuestraron una embarcación. Lorenzo Copello Castillo, Bárbaro Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaad fueron condenados a muerte, otras 8 personas recibieron penas de 2 años a prisión perpetua.

Aquel episodio fue parte de la llamada "primavera negra", en la que, además, 75 personas fueron detenidas entre activistas de oposición, periodistas e intelectuales disidentes.

Lo sucedido le costó a la Revolución Cubana la pérdida de uno de sus mayores defensores, el Nobel de Literatura José Saramago.
"Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo. Disentir es un derecho que se encuentra y se encontrará inscrito con tinta invisible en todas las declaraciones de derechos humanos pasadas, presentes y futuras. Disentir es un acto irrenunciable de conciencia"
, escribió el fallecido escritor portugués aquella vez.

Presos Políticos

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional es otra organización que ha trabajado para nombrar cada mes cuántos presos políticos hay en la isla y no está reconocida por el gobierno cubano.

Elizardo Sánchez, secretario general la Comisión, señaló en 2016 a BBC Mundo que es imposible documentar con exactitud el número de personas que fueron detenidas, encarceladas o sentenciadas por cuestiones políticas durante el gobierno de Castro. Pero esa ONG con sede en La Habana se ha dado a la tarea de identificar cada caso desde 2010.

El número ha variado entre 8.889 personas en 2014, 8.616 al siguiente año y 8.505 en los primeros diez meses de 2016.

La Revolución Cubana, a través de Fidel Castro, Raúl Castro, sus cancilleres y vicepresidentes, señalaron a través de los años que aquellos que fueron detenidos se encontraban en "afanes conspirativos" relacionados con el secuestro de aeronaves, atentados en el interior de la isla o coludidos por "el imperio".

Respecto de lo que ocurre hoy, en el marco de un país en que las protestas están prohibidas, donde el lunes se cortó el Internet para impedir la organización y donde, a pesar del restablecimiento del servicio el jueves recién pasado el bloqueo al acceso a redes sociales continúa, existen versiones encontradas.

Así por ejemplo, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, desestimó que haya habido un "levantamiento" popular en su país. 
"El 11 de julio no hubo un estallido social. No lo hubo por la voluntad de nuestro pueblo y por el apoyo de nuestro pueblo a la Revolución y a su gobierno (...) Hubo disturbios, hubo desórdenes, en una escala muy limitada"
, dijo en una rueda de prensa en La Habana.
 

"Están al servicio de Estados Unidos"

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, afirmó este lunes en la televisión nacional que los que participaron en las protestas estaban "al servicio de EE.UU." y que había "delincuentes".

Rodríguez, aseguró que ha visto escenas de represión "peores en Europa".

Ayer, sin embargo, Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, pidió este la urgente liberación en Cuba de todas las personas que han sido detenidas por "ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica, opinión y expresión" durante las jornadas de protesta y lamentó la muerte de un manifestante en La Habana.

Bachelet solicitó una investigación "independiente, transparente y eficaz" del suceso, tras la cual los responsables sean sancionados. La expresidenta chilena manifestó su preocupación por las detenciones, entre ellas las de varios periodistas, así como el "presunto uso de la fuerza en contra de los manifestantes" denunciado por testigos de las protestas.

Fuente: Redactor Agencia Malaidea