Programa de voluntariado corporativo “Huellas Poderosas”

Programa de voluntariado corporativo “Huellas Poderosas”
A través de una alianza entre Fundación Niños Primero y Caleta Bay: programa de voluntariado corporativo busca potenciar la educación inicial de niños vulnerables en la región de Los Lagos.

Dante vive junto a sus padres y hermana menor en la isla Llancahué, donde no hay colegio ni tampoco llega bien la señal de internet. Cuando su familia se enteró de la llegada del programa de educación de Fundación Niños Primero, no dudaron en inscribirse. Y para lograrlo el padre de Dante construyó un techo cerca de un árbol de su casa, para proteger de la lluvia a su familia, mientras realizan las sesiones de estimulación a través de videollamada dos veces a la semana por 30 minutos.

Tan importante es la educación para esta familia que incluso se trasladaron un tiempo al sector de Pichicolo, caleta ubicada cerca de Hornopirén, donde la conexión es más estable. En ese contexto, desde el 9 de junio pasado, 17 colaboradores de la compañía salmonera Caleta Bay se sumaron al trabajo que realizan las monitoras de Fundación Niños Primero con igual número de niños y niñas de la comuna de Hualaihué.

“Creemos que para empujar el desarrollo regional las organizaciones civiles junto con las empresas debemos trabajar en conjunto, ojalá ir más allá del apoyo económico que las organizaciones nos entregan y que por ciento es fundamental. En este sentido, los colaboradores de Caleta Bay nos invitaron el año pasado a dar un paso más allá y desarrollar un programa de voluntariado corporativo para mejorar la realidad de sus comunidades. Tan buena fue la experiencia piloto, que ahora buscamos dejar Huellas Poderosas en cada zona donde estamos y ojalá más voluntarios de empresas partners se sumen a este significativo desafío”, señala Anne Traub, directora ejecutiva de FNP.
 
Clínica Alemana

Más allá de una donación

Según un estudio elaborado por el Instituto InterCement el 86% de los colaboradores de empresas que hacen voluntariado corporativo, se sienten mucho más comprometidos con su trabajo. A su vez el 87% mencionó que aprendieron nuevas habilidades y capacidades durante el proceso, además 9 de cada 10 voluntarios, señalaron que este tipo de programas les dio la posibilidad de ejemplificar a sus hijos valores muy significativos.

Para Fundación Niños Primero que trabaja con más de 1700 familias en todo Chile, el feedback que han recogido de esta iniciativa es muy positivo.
“Ha sido una oportunidad de conexión con realidades distintas, que a veces no se perciben bien detrás de un escritorio. Pero más importante aún, ha significado confirmar que siempre existen puntos de encuentro, a pesar de las diferencias entre familias: los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, estos hacen sus mayores esfuerzos para aprender y todos entendemos que la educación inicial es fundamental para el futuro del país”, comenta Maureen Ravilet, gerente legal de Caleta Bay y voluntaria del programa.

Mediante “Huellas Poderosas” las familias y los voluntarios participarán en diversas instancias de aprendizaje y de actividades extraprogramáticas como un concurso dieciochero de dibujo, olimpiadas de talentos deportivos y la celebración del día del niño durante agosto. Por su parte, Omar Vega, subgerente de Desarrollo Comunitario de la compañía, destaca la importancia que tiene para Caleta Bay la vinculación con las comunidades, por lo cual han desarrollado diversas iniciativas de voluntariado corporativo.

“Este programa ha tenido muchos beneficios internos y externos, ya que hemos trabajado en distintas iniciativas con los vecinos, lo que trae consigo satisfacción personal tanto para los voluntarios, que son los más entusiasmados, como para nuestros vecinos que se sienten parte de un proyecto macro que se concreta, por ejemplo, en una limpieza de playa hasta la construcción de una vivienda, o un proyecto como es el ejecutado junto a Fundación Niños Primero”, detalla el ejecutivo.

Fuente: Felipe Vega.