Chile y México: dos caras de la moneda latinoamericana

Chile y México; dos caras de la moneda latinoamericana
Mientras Chile cerró el 2021 con un déficit fiscal que, con un nivel del 7,6 por ciento sobre el PIB, superó incluso el déficit alcanzado durante el primer año de la pandemia, México terminó el 2021 con un déficit de tan sólo el 2,9 por ciento en relación a su PIB.

A pesar de que según datos del Ministerio de Hacienda chileno, Chile cerró el 2021 con un déficit fiscal que, con un nivel del 7,6 por ciento sobre el PIB, superó incluso el déficit alcanzado durante el primer año de la pandemia (año en el que los países sufrieron una contracción histórica de su producto interior bruto a la vez que tuvieron que incrementar el gasto en sanidad y protección social de forma exponencial) y que México terminó el 2021 con un déficit de tan sólo el 2,9 por ciento en relación a su PIB, las expectativas de crecimiento para Chile durante el último año y el que viene colocarían al país andino a la cabeza del crecimiento en el continente, algo de lo que no podrían presumir los mexicanos a pesar de que son una de las economías más grandes del continente, tan sólo por detrás de los Estados Unidos, Canadá y Brasil.

Chile se recupera y crece

El pasado 8 de febrero Rodrígo Cerdá, nuevo Ministro de Hacienda, anunció que durante el 2021 Chile terminó por crecer un doce por ciento, lo que sería casi el doble del crecimiento estimado por la CEPAL para toda el área de América Latina y el Caribe y colocaría a Chile como la tercera economía que más había crecido en la región por detrás de Panamá y Perú, con lo que no sólo daría por recuperado el terreno perdido durante el 2020 sino que ya estaría creciendo y creando sinergias positivas con países del entorno que crecen con fuerza y que además tienen buenas expectativas de futuro.

Y es que precisamente con los más importantes índices bursátiles de Perú y de Colombia (país que también alcanzó unos valores de crecimiento históricos durante el 2021) se va a integrar la Bolsa de Valores de Santiago, en una proporción del cuarenta por ciento para las bolsas chilenas y colombianas respectivamente y con un veinte por ciento para la peruana, asociación que además tendrá su sede en Chile, lo que puede interpretarse como una señal más de la alta importancia económica en el ámbito regional que tiene nuestro país.

Por si fuera poco, esta asociación bursátil tripartita podría funcionar como otro instrumento más no sólo para invertir en él propiamente dicho sino también a través del trading online con un bróker regulado en Latinoamérica, teniendo en cuenta que esta forma de operar no implica comprar los activos sino operar con sus cotizaciones y que, de hecho, el factor apalancamiento presenta riesgos altos.

Recuperación incompleta en el gigante azteca

Si Chile (junto con Argentina) cierra la hispanosfera por el sur del continente, México es el último país hispano avanzando hacia el norte, ya que aunque geográficamente es parte de Norteamérica, culturalmente forma parte de Sudamérica, al igual que el collar de pequeñas repúblicas centroamericanas. Pero a pesar de ser la economía más grande del ámbito hispano (colocando a Brasil en el ámbito más amplio de Iberoamérica) y que según Forbes durante la pandemia ha crecido enormemente el número de mexicanos que invierten en su propia Bolsa de Valores (lo cuál da cuenta del interés por lograr cierta autonomía financiera que el coronavirus ha despertado en cientos de miles de mexicanos y lógicamente tendría que aumentar la capitalización de las compañías que cotizan en ella), los números del país hispanohablante más poblado del mundo no son tan buenos como deberían.

Al contrario de lo que ocurre con Chile, en México el PIB al cierre del 2021 ha sido menor que cuando se terminó el 2019, el año anterior a la expansión mundial del coronavirus, y por lo tanto desde México DF no se puede decir que lo peor de la crisis haya quedado atrás, al menos no el ámbito económico, algo que algunos analistas achacan a la falta de estímulos por parte del gobierno mexicano (ya se ha dicho que el déficit fiscal en el 2021 en el caso de México ha sido mucho menor que en el caso de Chile), lo cual por otra parte parece más extraño teniendo en cuenta que el Gobierno de AMLO y el de Piñera, el cual gestionó el grueso de la pandemia en Chile, pertenecen a espectros ideológicos antagónicos y a priori se esperaría una intervención mayor por parte del izquierdista Gobierno mexicano que por parte del anterior Gobierno conservador chileno.

Fuente: Yinki Lobo

Clínica Alemana Osorno