Retomando los hábitos de estudio

Retomando los hábitos de estudio
Fundación CAP y su programa Aprender en Familia, entregan algunos consejos basados en la constancia, paciencia y refuerzo.

Estar de vuelta en el colegio es todo un desafío para niños, niñas y adolescentes, especialmente luego de dos años de confinamiento. En este contexto, el rol de la familia en la formación de hábitos y rutinas juega un papel vital para que la adaptación a los retos que supone la vuelta a clases se viva de la mejor manera posible.

Nunca es tarde para comenzar a fomentar los hábitos en nuestros niños y niñas. Un elemento útil para ello es construir horarios en conjunto, en donde se establezcan momentos para estudiar, pero también para jugar y descansar. Por ejemplo, se puede acordar que todos los días se refuercen los contenidos vistos en clases. Al comienzo puede ser difícil apegarse al horario, pero en la medida en que la conducta esperada se repita, esta se irá incorporando hasta naturalizarse como parte de la rutina diaria.

Recomendaciones de Fundación CAP para retomar los hábitos de estudio


Escoger un buen lugar
, iluminado y con ventilación, en la medida de las posibilidades de cada hogar. Por ejemplo, si no hay un escritorio se puede usar el comedor. Lo importante es preparar el lugar, tener los materiales cerca y la silla en una posición que facilite la concentración, evitando cualquier elemento distractor.

Repasar y estudiar procurando que sea a la misma hora y en el mismo lugar.

No es recomendable estudiar por más de 45 minutos seguidos. Se sugiere tomar breves descansos, ojalá activos (por ejemplo, caminar), para mantener la concentración y retención.

Es muy importante contar con la presencia de los padres, madres o cuidadores para hacer las tareas, bajo la premisa de “la menor ayuda posible”, animándolos a esforzarse y a ser cada vez más autónomos y reforzando la idea de que no le tengan miedo a equivocarse ya que el error es parte del proceso de aprendizaje.

Tener empatía y respeto por los tiempos y ritmos de cada niño o niña. Se sugiere no desatender frustraciones y dudas, sino resolverlas con una actitud de calma. Puede transmitirle la idea de que con esfuerzo y constancia, puede lograr los desafíos que se propone. Mostrar altas expectativas aportará a su autoconfianza y autoestima académica.

Una vez creados los hábitos de estudio, es importante felicitar a los niños y niñas por su esfuerzo, fortaleciendo su seguridad para seguir cumpliendo nuevos retos.


Fuente: tbofill@cimagen.cl

Clínica Alemana Osorno