¿Leer o no leer? Por supuesto que leer

Jaime Alvarado Alvarado
Por Jaime Alvarado Alvarado, Director Centro de Aprendizaje Santo Tomás Puerto Montt.

En pleno siglo XXI y con el avance tecnológico a diario, el libro y la lectura han perdido terreno. Nos hemos transformado en lectores simplistas: para qué leer el libro entero si hoy podemos disponer de una cantidad enorme de resúmenes, ver la película o recurrir a Internet para poder solucionar un problema que nos agobia a todas(os): no tener tiempo para leer.

Las nuevas tecnologías y el crecimiento exponencial de Internet nos han permitido tener una cantidad de información instantánea y a la mano para quien quiera ocuparla, pero su mal uso ha derivado en diversas problemáticas, una de las cuales afecta, por ejemplo, a nuestros estudiantes de Educación Media. Ante la situación de un profesor de Lenguaje que avisa a sus alumnas(os) que hay que leer tal texto, ellos inician una serie de preguntas al verse enfrentados a esta situación y, lo peor, es que esas consultas no apuntan a lo esencial (trama, autor, dinámica y otros), sino a cuestiones que no representan un problema en sí: ¿Cuántas páginas tiene el libro profesor?; profesor: ¿hay película del libro que podamos ver?; ¿Hay resumen del libro profesor?

Además, al verse enfrentados a la disyuntiva (yo creo que no la hay, pero la realidad educacional chilena en términos generales me dice lo contrario) de leer el libro completo o no, optan por lo segundo. Optar por no leer un libro es ya un error tremendo que se comete en la formación integral que deberían tener todas(os) las y los estudiantes de nuestro país.

Ahora bien, en el ámbito de la educación superior les planteo un par de desafíos de los muchos que podríamos presentarles: quienes quieran ser abogados busquen un resumen del Código Penal. Para los futuros kinesiólogos, enfermeros y otras carreras afines del área de la salud: busquen un resumen del Atlas de Anatomía Humana de Frank Netter. No los van a encontrar y si existieran no serían opciones para ocupar. En la enseñanza superior nos formamos para ser profesionales, por lo cual se requiere una clara disciplina en el tema de la lectura y ello es una opción personal. La lectura aumenta nuestra visión de mundo y nuestro vocabulario. Sin lectura: todo ello se pierde o minimiza.

Por lo tanto, En el contexto académico de la educación superior, la lectura es una habilidad imprescindible para todo estudiante, en la medida que existe una estrecha relación entre lectura y aprendizaje, dado que la lectura se convierte en un importante medio que favorece el enriquecimiento y adquisición de nuevos conocimientos, razón por la cual, la importancia de dominar estas habilidades en la Educación Superior es fundamental para el logro de nuestras aspiraciones de titularme en una equis carrera y proyectarme al futuro como un buen profesional.


Fuente: Karin Marcela Antilef Godoy kantilef@santotomas.cl

Siguiente Anterior